Los responsables del derroche fiscal no pueden salvarnos ahora

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez (Foto: Ángel Fernández/cincodias.com)

Opinión

En los últimos días ha quedado muy bien documentado el agujero fiscal español (11,2% del PIB) y los 694.000 millones de euros que previsiblemente alcanzará la deuda del Estado este año, pero no está claro de quién es la culpa de que hayamos llegado a esta situación.

Muchas voces acusan a los mercados financieros y la banca de lucrarse a costa de que algunos gobiernos europeos, entre ellos el español, anuncien graves recortes en las prestaciones sociales y las retribuciones de los funcionarios. Es verdad, pero los bancos no son los responsables de las finanzas públicas, sino el Gobierno central y los de las 17 comunidades autónomas y las dos ciudades autónomas.

Si no hubieran dejado que el déficit superara la barrera del 3% impuesta por la moneda única ahora no tendríamos este enorme problema de credibilidad, porque ésa es la verdadera naturaleza de la cuestión: España ha entrado en la lista de morosos derrochadores, quienes le han prestado hasta ahora no quieren exponerse más y queda por emitir este año una deuda de cerca de 150.000 millones que va a ser muy difícil de colocar y va a salir, además, muy cara.

Junto con los distintos gobiernos, también es responsable de la falta de disciplina presupuestaria el Banco de España, que supervisa todo el sistema financiero, público y privado. Es cierto que el aumento del desempleo ha disparado el gasto de la Seguridad Social, pero también lo es que las empresas han dejado de ingresar 8.000 millones de euros en sus arcas y que el Gobierno ha echado mano de sus fondos para fines que deberían haberse financiado con cargo a los Presupuestos Generales del Estado.

Urge un adelanto electoral antes de que acabemos con las cuentas públicas intervenidas por el BCE o, lo que ya empieza a considerarse, fuera del euro

Por ello, es muy grave que el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, insista una y otra vez en que una parte del déficit público ha sido provocado por los pagos de protección al desempleo y que la reforma más importante es la del mercado de trabajo, porque la Seguridad Social acabó 2009 con un superávit de 8.502 millones. Y mientras tanto, la reforma del sistema financiero, que debería ser la verdadera tarea de Fernández Ordóñez, sigue ganando tiempo a la espera de que otros paguen la factura por ellos.

La actitud del gobernador del Banco de España es inmoral y pone en evidencia que quienes nos metieron en este agujero no son capaces de sacarnos de él. La reforma laboral no es la solución a la falta de actividad económica en España, sino que se quiere aprovechar que tenemos 4,6 millones de parados para recortar derechos sociales. La actividad económica volverá cuando el crédito fluya a las empresas y las familias, porque ahora, entre los préstamos inmobiliarios fallidos del sector financiero y la voracidad de la deuda pública (los bancos y cajas toman dinero del BCE al 1% y lo invierten en deuda del Estado al 3,8% y 4%), no queda dinero para lo más importante: la economía productiva, las pymes que proporcionan la mayor parte del empleo, el crédito a las familias que dinamiza el consumo.

Para hacer frente a esta situación, la receta del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero es subidas del IVA e IRPF, recorte de salarios y prestaciones sociales, y congelación de las pensiones. Justo lo contrario de lo que hay que hacer: bajar impuestos, inyectar dinero en la economía real (no sólo en los mercados de deuda internacionales) y mantener las prestaciones sociales.

Seamos sensatos, no se puede esperar que quienes nos hundieron vayan ahora a salvarnos, y además lo están demostrando con unas medidas improvisadas y tomadas a la desesperada que no están convenciendo a los mercados financieros. Urge un adelanto electoral antes de que acabemos con las cuentas públicas intervenidas por el BCE o, lo que ya empieza a considerarse, fuera del euro.

Entradas relacionadas

Anuncios

2 comentarios en “Los responsables del derroche fiscal no pueden salvarnos ahora

  1. Totalmente de acuerdo. Son necesarias unas elecciones generales para que se recupere la confianza, una vez constatado el fracaso de las políticas populistas. ¿Qué hubiera ocurrido si no estuviéramos dentro de la eurozona, Zapatero hubiera podido seguir con su derroche ad nauseam? Hubiéramos acabado como la Argentina peronista. Afortunadamente, le obligan a pegar el frenazo, pero el auténtico frenazo será, además de los recortes que haya que hacer, que no se continúe con el derroche que su Gobierno ha instalado en la Administración. Y para eso es necesario que se vayan. Soy funcionario, y me apena ver que me recortan el sueldo, pero otros muchos derroches populistas continúan. Por eso no creo en la eficacia de estas medidas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s