Si aprietas al profesor, se beneficia el alumno

Michelle Rhee en una visita al centro educativo elemental J.O. Wilson en Washington (Foto: AP Photo/Manuel Balce Ceneta)

Cuando Michelle Rhee llegó en 2006 al Ayuntamiento de Washington para ocuparse de las 168 escuelas públicas de la ciudad no se anduvo con reparos. Creó un sistema de evaluación de profesores, de acuerdo con los resultados de unos exámenes estandarizados de los alumnos, clasificó a los docentes según esos resultados y despidió a 241.

Esto tuvo un coste político evidente, el alcalde Adrian Fenty, que la nombró para el cargo, acaba de perder las primarias demócratas con un contrincante que ha recibido para su campaña un millón de dólares procedente de los sindicatos educativos, según informa El País.

“Te levantas todas las mañanas y sabes que los niños de este país están recibiendo una educación realmente nefasta”

Lo que parece estar ampliamente aceptado es que ya no sirven los sistemas en los que se avanza en la carrera profesional sólo deshojando el calendario; que, como mínimo, debería haber una vía con la que avanzar más rápido por la calidad del trabajo, que premie al profesor que se esfuerce más y cuyos resultados se vean en los alumnos.

Esa es la idea del Estatuto Docente que no termina de ver la luz en España. Se comenzó a negociar en la primera legislatura del presidente Zapatero y, varios años después, sigue en una especie de limbo a pesar de haberse formado de nuevo una comisión entre el Ministerio de Educación y los sindicatos.

En otro reportaje de periodismohumano.com, Rhee, descendiente de coreanos, afirma que “te levantas todas las mañanas y sabes que los niños de este país están recibiendo una educación realmente nefasta”.

“La vida de nuestros niños está en juego ahora mismo, y estamos tomando todas las decisiones equivocadas”, declaró la pasada semana en el programa de Oprah Winfrey. “Si llego al colegio el primer día y el director me dice que les ha tocado un profesor que no es muy bueno, pero le van a dar todo el año para ver si puede mejorar; que puede que mi hija no aprenda a leer, pero creemos que hacemos lo correcto con el profesor… Nunca aceptaría eso”, sentenció.

Entradas relacionadas

2 comentarios en “Si aprietas al profesor, se beneficia el alumno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s