Bajo la doctrina del shock

Quien desconoce la historia está condenado a repetirla y a padecer los mismos errores que sus antepasados. ‘La doctrina del shock’ es un libro de la periodista canadiense Naomi Klein, publicado en 2007, que demuestra cómo las políticas económicas impopulares que se han llevado a cabo en el mundo siguiendo el modelo neoliberal de Milton Friedman y la Escuela de Economía de Chicago (Pinochet, Thatcher, Yeltsin, el Irak actual) han necesitado de golpes colectivos o shocks en forma de dictaduras militares, guerras o desastres naturales para vencer la oposición de la población. Y en todos los casos se han transferido ingentes cantidades de recursos y riqueza públicos a manos privadas.

En el vídeo encontrarás muchas similitudes con la actual crisis económica, con que quienes la provocaron estén siendo sus mayores beneficiarios, mientras las quiebras y el paro asuelan las economías de empresas, estados y ciudadanos en numerosos países desarrollados.

La tiranía de los mercados sólo puede vencerse con política, pero ésta todavía no ha alcanzado el nivel de ebullición en España. Por lo visto, necesitamos que nos fastidien más para rebelarnos

Viñeta de El Roto publicada el 25 de Enero de 2011 (elpais.com)

Mientras tanto, los gobiernos dicen que van a tomar unas medidas y luego hacen otra cosa. Qué mejor ejemplo que la distancia entre las promesas de Barack Obama y lo que está haciendo ahora; o el presidente José Luis Rodríguez Zapatero, que a principios de 2010 alardeaba de que no había cambiado su política económica desde que había llegado al poder (2004) y en menos de un año ha recortado un 5% los salarios de los empleados públicos, ha aprobado una reforma laboral con más de 4 millones de parados -siguiendo al pie de la letra la doctrina del shock-, ha invertido decenas de miles de millones de euros en ayudas a bancos y cajas, y ahora quiere reformar el sistema de pensiones. Y algunos descubren ahora, tras ver cómo se comportan los políticos ante esta crisis, que los gobiernos están tomados por los propios banqueros.

La respuesta a todo esto es no cruzarse de brazos y hacer política con mayúsculas. Ya estamos sometidos al empobrecimiento, el paro, la precariedad laboral y el recorte de los recursos públicos; cuando estemos más conmocionados nos quitarán las pensiones y la sanidad pública, y terminarán de privatizar las empresas públicas que sean rentables (ya han comenzado con una parte del Organismo de Loterías del Estado).

WikiLeaks y sus revelaciones prueban que las apariencias no engañan, que la voluntad democrática de nuestros gobernantes es fácilmente corrompible y manipulable, y que siempre pierden los pobres. La tiranía de los mercados sólo puede vencerse con política, pero ésta todavía no ha alcanzado el nivel de ebullición en España. Por lo visto, necesitamos que nos fastidien más para rebelarnos. Cuanto más nos demoremos menos nos quedará.

P.D. Gracias a Rosa María Artal, en cuyo blog El Periscopio he encontrado el vídeo ‘La doctrina del Shock’.

Entradas relacionadas

Guardar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s