Tenemos ajuste por la pasividad del Banco de España

El ex gobernador Jaime Caruana y el actual gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez (Díptico: elpais.com)

El pasado jueves 10, la agencia Moody´s rebajó la calificación de la deuda española, además de por las malas perspectivas económicas para el país, porque la banca española, y sobre todo las cajas de ahorros, necesitan captar decenas de miles de millones de euros para capitalizarse como consecuencia de los ingentes créditos otorgados al sector inmobiliario y que están pendientes de recuperar. El mismo día, el Banco de España cifró en 15.152 millones de euros esas necesidades, pero los expertos barajan cantidades muy superiores (Moody´s estima que hacen falta unos 50.000 millones).

Fieles a su trayectoria de meter la cabeza debajo del ala, los responsables del organismo regulador del sistema financiero español han vuelto a minusvalorar los problemas del sector, como en su día hicieron con la formación y las terribles consecuencias de la burbuja inmobiliaria.

La autoridad bancaria detectó a tiempo la burbuja, pero no actuó para frenarla por motivos políticos: Ni PP ni PSOE deseaban que ello lastrara el crecimiento económico

El pasado domingo 13, Íñigo de Barrón dio en El País-Negocios un brillante repaso al papel desempeñado por el Banco de España durante los años de la burbuja, que se inició en 1995. En su reportaje, el periodista concluye que la autoridad bancaria detectó a tiempo la burbuja, pero no actuó para frenarla por motivos políticos: Ni PP ni PSOE deseaban que ello lastrara el crecimiento económico.

De Barrón lo cuenta muy gráficamente así: William McChesney, presidente de la Reserva Federal entre 1951 y 1970, dijo la famosa frase: “Un buen banquero central es aquel que retira el ponche cuando la fiesta se anima”. Otros economistas, como Daniel Gros, del ‘think tank’ de Bruselas, CEPS, prefieren otra sentencia: “Es mejor recoger los desperdicios de la burbuja cuando estalla que pincharla cuando crece”. La explicación es que tras las burbujas, el nivel de la economía es más elevado que cuando se inició. Las autoridades españolas se apuntaron a esta segunda opción.

El reportaje finaliza así: “El poder está en el Gobierno y, cada vez más, en la banca”, dice un inspector del Banco de España. “¿Es normal que Luis Ángel Rojo sea consejero del Santander y que el que fuera su ex subgobernador, Miguel Martín, presida la patronal bancaria?”.

La burbuja inmobiliaria española (Gráfico: El País Negocios). PINCHAR EN LA IMAGEN PARA VERLA AMPLIADA.

En gran parte porque los políticos y las autoridades financieras no pincharon antes la burbuja dificultando la obtención del crédito, ahora nuestra deuda pública corre el riesgo de tener que ser rescatada por la Unión Europea; además de las medidas de ajuste que ya han sido adoptadas (recorte del gasto y de los sueldos de los empleados públicos, subida de impuestos, reforma laboral y de las pensiones, entre otras).

Como es costumbre en España, nadie dimite ni asume responsabilidades políticas por no haber actuado a tiempo. Espero que, al menos, los ciudadanos lo tengan presente en el momento de votar (o de abstenerse).

Entradas relacionadas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s