Tras jugar peligrosamente con el euro, Merkel y Trichet asumen los eurobonos

Viñeta: Forges (elpais.com)

Gracias a Dios que la democristiana y canciller alemana Ángela Merkel ha entrado en razón y ha dado vía libre, a regañadientes, a la emisión de eurobonos que respalden la deuda de países como Grecia, Italia o España frente a los tiburones de los mercados financieros. Hoy mismo, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha anunciado en el Parlamento Europeo que propondrá opciones sobre los eurobonos, aunque advirtió de que “no serán la panacea”. Ipso facto, las bolsas cambiaron de pérdidas a ganancias.

Por su parte, el secretario de Estado para la Unión Europea, Diego López Garrido, ha confirmado que la reforma exprés de la Constitución para incluir el límite de gasto público fue la contrapartida que tuvo que aceptar el Gobierno español para desbloquear la emisión de los eurobonos.

Krugman: “Resulta difícil defender el argumento de que la situación fiscal subyacente del Gobierno de España sea peor que la de, por ejemplo, el Gobierno británico”

Independientemente del puro gesto que constituye la reforma constitucional, lo cierto es que, como han argumentado economistas tan relevantes como el premio Nobel Paul Krugman o el economista jefe de Intermoney, José Carlos Díez, a Trichet y a Merkel no les quedaba otro remedio que aceptar los eurobonos porque, en caso contrario, el euro corría grave e inminente peligro de desplomarse como moneda, lo que arrastraría a las economías de los 17 países de la eurozona, comenzando por Alemania.

Dice Krugman en su artículo ‘Un desastre impecable’:

Escuchen a muchos dirigentes europeos -especialmente, aunque no sean ni mucho menos los únicos, los alemanes- y pensarán que los problemas de su continente son una simple fábula sobre la deuda y el castigo: los Gobiernos se endeudaron demasiado, ahora están pagando el precio y la austeridad fiscal es la única respuesta.

Sin embargo, esta historia es válida, en todo caso, para Grecia y nadie más. España en concreto tenía superávit presupuestario y una deuda baja antes de la crisis financiera de 2008; se podría decir que su historial fiscal era impecable. Y aunque fue golpeada duramente por el fin de su boom inmobiliario, sigue siendo un país con una deuda relativamente baja y resulta difícil defender el argumento de que la situación fiscal subyacente del Gobierno de España sea peor que la de, por ejemplo, el Gobierno británico.

Jean Claude Trichet (Foto: bolsaclick.com)

El presidente del Banco Central Europeo, Jean Claude Trichet, bajo la sombra de Merkel, se ha resistido a los eurobonos hasta el final de su mandato, pese a lo evidente del despropósito que es en la actual situación de estancamiento económico mundial; lo que le llevó el pasado jueves, 8 de Septiembre, a alterarse y levantar la voz ante una pregunta acerca de si el BCE se estaba convirtiendo en un banco malo por haber empezado a adquirir deuda de países con problemas, proclamando que el BCE había actuado de forma “impecable” en su misión de estabilizar los precios.

El nobel Krugman advertía en su análisis de ayer que, precisamente por esa ortodoxia de Trichet, “el euro corre ahora el riesgo de hundirse”. Y el economista estadounidense concluía:

Y ahora la situación está llegando a un punto crítico. No estamos hablando de una crisis que tendrá lugar a lo largo de un año o dos; esto podría venirse abajo en cuestión de días. Y si lo hace, el mundo entero sufrirá.

 Así que, ¿hará el BCE lo que hay que hacer, que es prestar sin restricciones y rebajar los tipos? ¿O seguirán los dirigentes europeos demasiado centrados en castigar a los deudores para salvarse a sí mismos? El mundo entero está observando.

Un día después, el economista jefe de Intermoney, José Carlos Díez, señaló en referencia a Merkel: “Tras verse tan cerca del precipicio, con los bancos alemanes desangrándose en bolsa y las empresas industriales germanas viendo cómo sus pedidos comienzan a caer, la cancillera ha decido rectificar su estrategia suicida”.

Díez añadió que “la obsesión por la austeridad provocó la recaída en la recesión en 1937 tras la Gran Depresión y algo deberíamos haber aprendido desde entonces. El problema es que la cancillera sigue diciendo a sus ciudadanos que crecen al 3% y que crean empleo, sin advertirles de que vienen curvas. Su cambio en la resolución de la tragedia griega es un gran avance. Merkel se resiste a acabar con la austeridad, pero tendrá que hacerlo muy pronto”.

Amén.

Fuentes: elpais.com, elconfidencial.com, Enciclopedia Libre Universal en Español, elperiodico.com
Viñeta: Forges
Foto: bolsaclick.com

Entradas relacionadas

5 comentarios en “Tras jugar peligrosamente con el euro, Merkel y Trichet asumen los eurobonos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s