Stiglitz: La salida global pasa por más gasto público y la reforma financiera

Joseph E. Stiglitz (Foto: Graham Barclay/Bloomberg News – Vía nytimes.com)

El premio Nobel de Economía Joseph E. Stiglitz analiza en un artículo publicado hoy en El País Negocios la situación económica desde una perspectiva global. Tras hacer un detallado diagnóstico, este profesor de la Universidad de Columbia concluye que “hacen falta sólidos programas de gasto público que apunten a facilitar la reestructuración, promover el ahorro energético y reducir la desigualdad; y junto con esto, una reforma del sistema financiero internacional que cree alternativas a la acumulación de reservas”.

“Tarde o temprano, los líderes mundiales (y los votantes que los eligen) se darán cuenta de que es así, ya que, conforme las perspectivas de crecimiento sigan empeorando, no les quedará otra alternativa ¿Pero cuánto sufrimiento deberemos soportar hasta que eso ocurra?”, se pregunta Stiglitz.

“Los banqueros tienen otra vez sus bonus, pero los trabajadores ven cómo sus salarios pierden valor y sus horas de trabajo se reducen, lo que amplía la brecha de ingresos”

Pero volvamos al diagnóstico de la economía mundial. Según el autor, “es cierto que para una recuperación económica era necesario poner en orden el sector financiero, pero esto no es suficiente”. También hay que abordar la solución de tres grandes problemas subyacentes anteriores a la crisis actual: la necesidad que tienen EE UU y Europa de retirar mano de obra del sector industrial, el aumento de la desigualdad por la globalización y la masiva acumulación de reservas en moneda extranjera en los mercados emergentes.

En cuanto a la primera cuestión, “la transformación estructural de las economías avanzadas, necesaria para poder retirar mano de obra de los sectores industriales tradicionales, avanza muy lentamente”, indica Stiglitz. Por lo que respecta al aumento de las desigualdades, “los banqueros tienen otra vez sus bonus, pero los trabajadores ven cómo sus salarios pierden valor y sus horas de trabajo se reducen, lo que amplía la brecha de ingresos”. Y sobre el excesivo ahorro de las economías emergentes (que al gastar menos perjudica las exportaciones de las desarrolladas), el premio Nobel señala que, “como los países que acumularon grandes reservas pudieron capear mejor la crisis económica, el incentivo a seguir acumulando aumenta todavía más”.

En consecuencia, este relevante economista defiende que “el Estado es un actor protagonista en la financiación de los servicios que necesita la gente, por ejemplo, la educación y la atención de la salud. Y para restaurar la competitividad en Europa y EE UU, los programas de educación y formación con fondos estatales serán fundamentales. Pero a ambos lados del Atlántico se optó por la austeridad fiscal, con lo que prácticamente está garantizado que la transición de esas economías será lenta”.

Fuentes: El País, Wikipedia
Foto: The New York Times

Entradas relacionadas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s