Decálogo del becario en la redacción

Viñeta de Jesús Martínez del Vas (233grados.com)

A lo largo de mi trayectoria profesional me ha tocado ayudar y enseñar a muchos becarios, por supuesto sin dejar de realizar mi trabajo en ningún momento. He conocido becarios que eran alumnos de los últimos años de carrera y otros que ya eran experimentados profesionales a los que se explotaba descaradamente con una beca y la promesa de un rápido ascenso.

En los últimos 30 años, el crecimiento económico, el cambio político y la evolución tecnológica han llenado España de radios y televisiones municipales y autonómicas, canales privados de televisión y todo tipo de agencias y publicaciones, lo que ha venido acompañado de una eclosión de facultades y centros de enseñanza del periodismo y materias afines. Hemos pasado de media docena de escuelas superiores y facultades de periodismo o imagen en los años 70 a más de 30 centros de enseñanza superior hoy en día. Una proliferación que se conoce como burbuja académica.

Los medios digitales están plagados de contratados eventuales y becarios

Con la multiplicación de las facultades de periodismo las empresas descubrieron que los becarios salían gratis y precarizaron aún más el empleo, al tiempo que comenzaron a desprenderse de los profesionales más veteranos cuyas nóminas se les antojaban abultadas. Esto ya sucedió antes de la crisis de 2008.

Después del crash, los recortes han dejado en la calle a casi 5.000 periodistas en todo el Estado al tiempo que, debido a los sistemáticos contratos temporales y el uso intensivo de becarios en las redacciones, los medios se están beneficiando de una reducción de hasta el 75% en los costes salariales de los redactores, de acuerdo con el ‘Libro Negro del Periodismo’ del profesor Bernardo Díaz Nosty, editado por la Asociación de la Prensa de Madrid (APM).

Según Díaz Nosty, los salarios medios de 35.000 euros anuales que hace unos pocos años recibía un periodista se han mermado alarmantemente, hasta quedarse en 10.000-12.000 euros anuales. Y uno de los sectores donde se ha dado una mayor precariedad laboral y empleo masivo de becarios ha sido en los medios de Internet, donde ha imperado la cantidad y rapidez a costa de la calidad y el trabajo bien hecho. Sin embargo, hay señales muy claras de rectificación en muchos periódicos digitales.

Imagen: Federación de Sindicatos de Periodistas

La situación que padecen los becarios, y consecuentemente la degradación del producto que irresponsablemente se pone en sus manos, es culpa única y exclusivamente de los directores de los medios. Y no lo es ni del exceso de universidades que ofrecen titulaciones en periodismo ni de la crisis económica, aunque ambos sean factores agravantes, porque los directores suelen ser meras comparsas de los gerentes y no pelean lo suficiente por formar una buena plantilla de profesionales que trabajen en condiciones mínimamente dignas. Y porque tampoco suelen colaborar en la negociación de los convenios para limitar la precariedad y los becarios. Es posible que algunos lo intenten, pero a la vista está que no lo consiguen.

Afortunadamente, hay excepciones y en algunas corporaciones los convenios colectivos regulan detalladamente las prácticas de los estudiantes, como en el caso de la televisión autonómica catalana TV3. Basándose en éste y otros convenios ejemplares, la Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP) propugna este decálogo de buenas prácticas con los becarios:

  1. Los estudiantes no trabajan en la empresa donde realizan prácticas.
  2. Los alumnos no suplen a los profesionales de vacaciones ni pueden realizar su trabajo.
  3. Los estudiantes en prácticas no deberían permanecer en la empresa más de cuatro horas al día ni realizar su actividad de noche, en festivo o en fin de semana, salvo que la sección en la que practican sólo tenga actividad, o la tenga especialmente, durante el fin de semana, como en el caso de los deportes.
  4. Los becarios deben rotar por las distintas secciones.
  5. Los estudiantes en prácticas no han de superar el 10% de la plantilla ni del área específica.
  6. Todo estudiante en prácticas debe tener un tutor en la redacción.
  7. El tutor no debería ser el jefe de la sección. En caso de tener más de un becario a su cargo, este tutor debería disponer de una reducción de horario en su tarea habitual para el seguimiento y evaluación de las prácticas.
  8. Las prácticas que realiza el estudiante no deberían ser difundidas habitual ni automáticamente, salvo casos excepcionales.
  9. La empresa debe acordar con la facultad del alumno el plan específico de formación en prácticas, atenerse a él y comunicarlo al comité de empresa.
  10. La facultad debe designar un responsable académico que vigile que sus alumnos no sufren abusos como becarios.

Por cierto, a quien pueda interesar, el New York Times busca becarios para el área de redes sociales.

Fuentes: Luz y Taquígrafos, APM, 233grados
Viñeta: Miércoles en la redacción
Imagen: Sindicato de Periodistas de Madrid

Entradas relacionadas

Anuncios

2 comentarios en “Decálogo del becario en la redacción

  1. Hola,
    Muy interesantes estas reflexiones entorno a los becarios de periodismo. Yo he estado en prácticas en 3 medios distintos, durante mi carrera y mi máster en Periodismo Deportivo. Estudié los dos en la UIC. Las prácticas representaron para mi oportunidades geniales de conocer a gente del oficio, de ver rutinas profesionales, de explorar el mundo del periodismo y de sentirme útil. También de ver qué me gustaba y qué quería evitar. Pero no todos tienen suerte con las prácticas… hay empresas que abusan.
    Saludos!
    Luis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s