Hundiendo la economía, Rajoy, no cobrarán los bancos franceses y alemanes

Infografía: u.jimdo.com

El Banco Central Europeo (BCE) es la autoridad monetaria de la zona euro, en la que está incluida España, y como tal está reclamando al Estado español que cumpla con los objetivos de déficit público del 5,3%, mientras que 2011 acabó con un desfase del 8,5%. Aparentemente, este es el propósito de las presiones del BCE, la salud de nuestra deuda pública, pero la realidad es muy distinta y bastante más complicada. Vayamos por partes.

El encarecimiento de la financiación del Estado o riesgo soberano de España afecta directa y negativamente a la financiación de la banca española, que es quien debe surtir de créditos a empresas y familias. Según el Centro del Sector Financiero de PwC e IE Business School, “la desconfianza con respecto a la deuda pública española tiene varios efectos sobre la banca: en primer lugar, el aumento de los rendimientos de la deuda pública encarece la financiación de todos los agentes; en segundo lugar, las políticas de austeridad fiscal aprobadas tienen un impacto recesivo a corto plazo, lo que afecta a la rentabilidad del negocio bancario; y, en tercer lugar, el precio de las acciones bancarias acaba reflejando las pérdidas potenciales del valor de mercado de la deuda pública y la propia incertidumbre económica”.

El BCE está defendiendo por encima de todo los intereses de los bancos franceses y alemanes, que tienen una elevada exposición a la deuda pública y bancaria española

Los problemas de financiación de los bancos españoles, principales propietarios de la deuda pública española, y la elevación de la prima de riesgo de España por encima de los 400 puntos explica que las acciones de las entidades financieras españolas se hayan desplomado esta semana y con ellas los niveles del Ibex 35, que ha perdido un 5,3% semanal. Hay una fuerte relación de mutua dependencia entre el Tesoro y los bancos.

Hasta ahora, las emisiones de liquidez del BCE al 1% de interés para los bancos y un periodo de tres años de Diciembre de 2011 y Febrero de 2012 habían permitido a los bancos españoles tomar prestados más de 315.000 millones de euros, destinados a cubrir sus vencimientos (unos 190.000 millones sólo en 2012) y a comprar deuda española al 4%-5%, con el consiguiente margen de beneficio con respecto al 1% que les cobra el BCE. Esto también es un mecanismo de transformación de deuda privada bancaria en deuda soberana española que finalmente tendremos que pagar los ciudadanos. Se lo tenemos que agradecer al BCE por no comprar directa o indirectamente bonos españoles, mientras que hasta el momento ese dinero del banco emisor no ha servido para dar préstamos a las empresas ni a las familias.

Pero si la banca sufre por su exposición a la deuda soberana española, ésta a su vez se resiente por la mala salud del sistema financiero español derivada de su elevado endeudamiento entre los años 2004 y 2008, y muy especialmente por los 325.000 millones prestados al sector inmobiliario, de los cuales se consideran casi irrecuperables (activos tóxicos) unos 176.000 millones de euros. Esto significa que, además de no recuperar esos activos ni cobrar la mayoría de los intereses correspondientes (unos 15.000 millones anuales), los bancos (y antiguas cajas) españoles no pueden financiarse en el extranjero porque sus principales activos (deuda soberana y ladrillo) han dejado de ofrecer garantías para los inversores. Por lo que sólo les queda el BCE.

The New York Times a Rajoy: “Defraudar a la fuerza de trabajo del mañana para pagar por la burbuja inmobiliaria de ayer no tiene sentido económico”

Hasta este mes de Abril, las emisiones del Banco Central aliviaron las tensiones sobre la deuda y la cotización de las acciones de las entidades financieras españolas, pero la tardía presentación de los Presupuestos Generales del Estado de 2012 por el Gobierno de Mariano Rajoy, las grandes debilidades de los mismos como puso de manifiesto el Financial Times y, sobre todo, los fuertes recortes en inversiones y la recesión económica que garantizan, han puesto en la diana de los especuladores financieros a la deuda soberana española y, de rebote, las cotizaciones de los bancos españoles.

Lo lógico sería que ahora el BCE acudiera en auxilio de España comprando deuda en el mercado secundario o prestando más dinero a los bancos ¿Pero qué sucede si el BCE se inhibe? Pues los inversores interpretan que el esfuerzo fiscal del Estado español o no es suficiente o el propio Banco Central desconfía de que los políticos españoles acometan las reformas y recortes anunciados. Y entonces ocurre lo de esta semana: que la prima de riesgo ha superado los 440 puntos y el Ibex ha descendido de los 7.250 puntos, situándose en mínimos de Marzo de 2009.

El BCE evidencia con su comportamiento que está defendiendo los intereses de los bancos alemanes y franceses, que tienen una elevada exposición a la deuda pública y bancaria española (ver gráfico siguiente). Dicho en román paladino, esos señores quieren recuperar su dinero por encima de todo, cueste lo que cueste a los españoles, y tienen a Bruselas, el BCE, Merkel, Sarkozy y el FMI de su lado.

Los principales acreedores de España en Abril de 2011 (Fuente: PwC e IE Business School)

Pero, como ayer mismo advertía el New York Times, “ningún país puede saldar sus deudas asfixiando el crecimiento económico”, y muchos economistas han advertido que los presupuestos presentados por Rajoy llevan implícito un rigor mortis económico rotundo. En un editorial titulado ‘Una sobredosis de dolor’, el periódico estadounidense advierte de que la austeridad y la aritmética que marcan los políticos alemanes dentro de la Unión Europea, “mal aconsejados” (léase por los banqueros europeos), está hundiendo la economía española y augura que “España será la próxima víctima de Merkel y sus recetas”.

El NYT critica duramente los recortes de Rajoy en inversión pública, sanidad y educación – “defraudar a la fuerza de trabajo del mañana para pagar por la burbuja inmobiliaria de ayer no tiene sentido económico”- y augura “incluso mayores niveles de miseria bajo el presupuesto de austeridad”.

No se puede tolerar que las pérdidas inmobiliarias de la banca española arrastren a la ruina a la economía de todo el país

Es más, si la política del BCE, Bruselas y Merkel persiste en su insolidaridad con la sociedad española y se empeñan en estos sacrificios de los españoles, se estaría convirtiendo un problema de créditos dudosos inmobiliarios (verdadero origen de la crisis de deuda, no un exceso de déficit que otros países superan ampliamente sin consecuencias) de una parte del sistema económico (el financiero, sujeto a las leyes de mercado y por tanto responsable de los riesgos asumidos en el ladrillo) en un problema de financiación pública tan grande que terminaría colapsando todos los sectores de la economía española, incluido el bancario. Y si hubiera que rescatar a España sería, sin lugar a dudas, el fin del euro, como ha recordado el ex presidente Felipe González, y por tanto se acabaría la actual prosperidad alemana. Además de suponer una carga social inadmisible que traería imprevisibles consecuencias políticas en España.

La UE, el FMI y el BCE nos empujan a un disparate inaceptable y de gravísimas consecuencias sociales, a la ruina segura. La alternativa es dar prioridad al crecimiento y racionalizar los gastos públicos, pero al ritmo que necesite la economía española, no al que nos quieren imponer desde Alemania. El déficit en 2012 tal vez no debería bajar del 7%, y no del 5,3% que ha marcado el BCE. Cuando los inversores vean que el Gobierno tiene las ideas y las cifras claras confiarán en la deuda soberana, independientemente de la tasa final de déficit.

El BCE debe ponerse al servicio de la reactivación económica de los países europeos con problemas y no ser sólo el amamantador de la banca con dinero público barato, gracias a que las políticas neoliberales dominan en las altas esferas de la mayoría de los gobiernos europeos. Por ello, los ciudadanos debemos votar en próximas elecciones a gobiernos que defiendan la Europa de los pueblos, la de las personas; no la de los banqueros, que nos está hundiendo más y arrebatando una a una las conquistas sociales cada día que pasa.

Gráficos: u.jimdo.com, PwC e IE Business School

Entradas relacionadas

Anuncios

4 comentarios en “Hundiendo la economía, Rajoy, no cobrarán los bancos franceses y alemanes

  1. HOLA AMIGOS/AS

    CREO QUE ESTAMOS EN UNOS MOMENTOS CRUCIALES EN NUESTRA SOCIEDAD!!
    Con mas de 50 partidos o grupos antisistemas, anticapitalistas y anti.. todo lo que sea estar secuestrados por los dictados de los poderosos mafiosos, NO conseguimos enderezar el camino hacia nuestras posiciones.
    SITUACIÓN: El rico cada vez mas rico y el pobre acojonado y muerto de miedo por si le echan de un puesto de trabajo la mayoría de las veces de un precario insultante, mal pagado y haciendo el trabajo de dos personas para que al jefe le queden mayores beneficios.
    Creo que hay que dar un paso al frente empleando la imaginación, audacia y toda la fuerza que supone el capital humano que respalda nuestro proyecto, son las semillas ya germinadas y creciendo rápidamente en una sociedad la mayoría muy cabreada y aburrida de aguantar a este sistema que si fuera consciente de lo que podemos y queremos hacer realmente, no actuaría de la forma en que lo esta haciendo, hay que limpiar esta basura actual y empujarla ¡¡Mar Adentro!!
    Tengo varias ideas y propuestas que se debaten en mi olla a presión, me gustaría compartirlo con vosotros/as, nos queda mucho por hacer y desearía participar en todo aquello que fuera posible.
    Espero poder encontrarme pronto con vosotros/as

    Saludos, Joan. M-666456132 (BCN)

  2. Lamentablemente son los políticos los que deciden de dónde se recorta. Que prefieran recortar en sanidad y educación antes que en tv públicas, consejerías… sabes por dónde voy, es deleznable. Y no pasa nada… ¡increíble!

    1. Son unos sinvergüenzas, porque todas las cargas van sobre los más débiles y se benefician los más fuertes: bancos, eléctricas, defraudadores (amnistía fiscal), ricos (deducción por compra de vivienda), televisiones privadas, colegios privados, seguros privados (al degradar lo público).
      No es casualidad, sino un plan bien estudiado para convertir las pérdidas públicas en beneficios de la iniciativa privada. Es el modelo neoliberal de Thatcher y Reagan actualizado y asumido por la UE y Merkel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s