Merkel capitula ante un más que probable rescate de España

‘La rendición de Breda’, famoso cuadro de Velázquez pintado en 1634, ilustraría el triunfo de Italia, Francia y España ante Alemania y otros estados del norte en la cumbre europea que esta semana prácticamente ha refundado el euro (Foto: Wikipedia)

Opinión

El desenlace del Consejo Europeo celebrado este jueves y viernes, 28 y 29 de Junio, en Bruselas ha sido un triunfo para los líderes de Italia y España, Mario Monti y Mariano Rajoy, que han conseguido imponer a Angela Merkel un mecanismo que separe el rescate a los bancos de la financiación de la deuda pública y traslade así el peso de la ayuda al sector bancario (tanto a las entidades deudoras del sur como a las acreedoras del centro y norte europeo) sobre las espaldas de los 17 países que componen la eurozona a cambio de duras condiciones para las entidades financieras, que a partir de fin de año estarán férreamente vigiladas por el Banco Central Europeo (BCE).

Como en el asedio y rendición de la ciudad de Breda (Holanda) ante las tropas españolas en 1625, la lucha entre la canciller Angela Merkel y sus aliados del norte frente a los gobiernos de Italia y España (con el apoyo de Francia) se ha dirimido en el campo de la estrategia, sin dejar que corriera la sangre (evitando el rescate de ambos países) y concediendo a los derrotados (Merkel y compañía) la retirada con todos los honores.

Ahora la batalla se va a librar en el precio que los ciudadanos europeos tendremos que pagar para fortalecer al euro

Alemania y otros socios no querían cargar con parte de los costes del rescate bancario de los despreocupados países del sur y pretendían que España e Italia pasaran por el mismo rasero que Grecia, Irlanda y Portugal, que han trasladado a sus ciudadanos directamente esa pesada losa, con las consecuencias sociales que todos conocemos. Y lo querían hacer como condición previa a cualquier avance en el proceso de unión política, fiscal y bancaria.

Mientras Nicolas Sarkozy gobernó Francia, esta fue la doctrina imperante en Europa, pero este mes de Mayo han sucedido dos hechos que han puesto patas arriba el tablero europeo. Por un lado, resultó elegido nuevo presidente de la república francesa François Hollande y, por otro, las verdaderas cuentas de Bankia, afloradas por la auditoría de Deloitte, obligaron al BCE a pasar por encima del Banco de España e intervenir de hecho (las inspecciones por entidades independientes en curso son el paso previo) a buena parte de los bancos españoles, antiguas cajas de ahorros dirigidas políticamente. El problema es que la inyección de fondos que requieren las entidades financieras (hasta 100.000 millones de euros) supera con creces las posibilidades de la economía española, inmersa en su cuarto año de recesión.

La canciller alemana, Angela Merkel, tras finalizar, visiblemente cansada, la cumbre del euro del pasado viernes (Foto: Reuters)

Con el desenlace de la cumbre europea de esta semana, Merkel ha reconocido que ni España ni Italia pueden cargar con sus bancos quebrados ni refinanciar su deuda soberana porque ello forzaría el rescate de ambos países y, como tampoco eso sería posible porque son economías demasiado grandes, todo ello significaría la ruptura del euro e impensables pérdidas para todos los países miembros.

Pero Merkel se ha resistido hasta el último momento a dar su brazo a torcer porque quiere que los dirigentes de España e Italia tengan que negociar las condiciones del rescate bancario, unión bancaria (incluida la total supremacía del BCE) y el pacto fiscal sintiendo una fuerte presión de los mercados sobre la prima de riesgo, de modo que tengan muy poco margen de maniobra y traguen con una refundación del euro cimentada en una severa austeridad del gasto público y una considerable pérdida de bienestar y derechos sociales.

Una vez superado el peligro de hundimiento del euro (lo único que ha hecho retroceder a Merkel hasta la fecha), la batalla se va a librar ahora en el precio que los ciudadanos europeos tendremos que pagar para fortalecer la moneda única y crear las condiciones que reactiven la economía y el crecimiento. Los ricos pretenderán que todos los sacrificios los hagan los europeos pobres; pero, sorprendentemente, en ésto los ciudadanos pobres de los países del sur van a tener como aliados a los políticos de Alemania y países nórdicos que, necesitados de recursos, exigirán a los gobiernos del sur una mayor persecución del fraude fiscal y la economía sumergida, la erradicación de la corrupción institucional y la imposición de férreos controles a los bancos rescatados; lo que, en definitiva, va a allanar el camino para salir de la recesión en España y tal vez a fines de 2012 el PIB, contra todo pronóstico, recupere la senda del crecimiento.

Fotos: Wikipedia, Reuters

Entradas relacionadas

Anuncios

3 comentarios en “Merkel capitula ante un más que probable rescate de España

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s