Cuarto Reich

Portada del diario Il Giornale el pasado 3 de Agosto (Foto: Guardian)

Opinión

Il Giornale, un periódico propiedad de un hermano del ex presidente italiano Silvio Berlusconi, abrió el 3 de Agosto pasado con esta portada donde aparece la canciller germana, Angela Merkel, con el brazo levantado saludando con la mano derecha abierta en un gesto que recuerda el saludo nazi y un titular rotundo: ‘Quarto Reich’.

Yo lo he pensado alguna vez y veo que no soy el único: la cortedad de miras de Merkel, el egoísmo del Gobierno alemán están causando a sus socios de la zona euro unos perjuicios económicos y sociales inadmisibles, que cada vez son más evidentes, en lo que parece ser una versión económica de las dos últimas grandes guerras mundiales; cuyos instigadores, por cierto los alemanes, salieron derrotados tras llevar la tragedia y la destrucción a varias generaciones de europeos.

Il Giornale: “Italia ya no está en Europa, está en el Cuarto Reich”

En su editorial, Il Giornale afirma que “desde ayer, Italia ya no está en Europa, está en el Cuarto Reich‘”, según recogió el Guardian británico. El diario italiano sostiene que Alemania ha ganado mientras que Italia, Europa y el euro han perdido, y culpa a Merkel por no permitir que el Banco Central Europeo ayude a la economía italiana.

Europa no es el único lugar del mundo afectado por la crisis del sistema financiero. En Estados Unidos están comenzando a salir de ella con medidas de reactivación de la economía real (está previsto un crecimiento del 2,1% este año), aún a costa de aumentar el déficit público, que en 2012 se prevé que alcanzará el 7,3% del PIB. Sin embargo, en la Unión Europea el BCE y el FMI están obsesionados por la reducción de los desequilibrios presupuestarios sin elevar la inflación, lo que traducido a lenguaje coloquial significa que paguen la crisis los de siempre.

La economía financiera ha experimentado en los últimos 25 años una revolución tecnológica que la ha convertido en un superpoder global muy superior al de los estados nacionales. Sus crisis periódicas, como la burbuja inmobiliaria de Japón de los años 90, la de las empresas punto com del 2000 o la de las hipotecas basura de 2007, siguen el mismo patrón: son procesos especulativos con poco o nulo control de las autoridades políticas, pero que cuando se produce el desastre el erario público corre con los gastos de la fiesta.

El dinero se ha apoderado de la democracia ¿A qué esperamos para rebelarnos contra esta nueva forma de fascismo?

Lejos de ser una aliada fiel del crecimiento económico productivo, “la economía financiera es el enemigo de clase de la economía real, con la que juega como un cerdo occidental con el cuerpo de un niño en un burdel asiático”, utilizando las mismas palabras que Juan José Millás en su artículo ‘Un cañón en el culo’.

Dice Millás:

Juan José Millás (Foto: Efe)

Cuando el terrorista financiero compra o vende, convierte en irreal el trabajo genuino de miles o millones de personas que antes de ir al tajo han dejado en una guardería estatal, donde todavía las haya, a sus hijos, productos de consumo también, los hijos, de ese ejército de cabrones protegidos por los gobiernos de medio mundo, pero sobreprotegidos desde luego por esa cosa que venimos llamando Europa o Unión Europea o, en términos más simples, Alemania, a cuyas arcas se desvían hoy, ahora, en el momento mismo en el que usted lee estas líneas, miles de millones de euros que estaban en las nuestras.

Y se desvían no en un movimiento racional ni justo ni legítimo, se desvían en un movimiento especulativo alentado por Merkel con la complicidad de todos los gobiernos de la llamada zona euro. Usted y yo, con nuestras décimas de fiebre, con nuestros hijos sin guardería o sin trabajo, con nuestro padre enfermo y sin ayudas para la dependencia, con nuestros sufrimientos morales o nuestros gozos sentimentales, usted y yo ya hemos sido cosificados por Draghi, por Lagarde, por Merkel, ya no poseemos las cualidades humanas que nos hacen dignos de la empatía de nuestros congéneres. Ya somos mera mercancía a la que se puede expulsar de la residencia de ancianos, del hospital, de la escuela pública, hemos devenido en algo despreciable, como ese pobre tipo al que el terrorista por antonomasia está a punto de dar un tiro en la nuca en nombre de Dios o de la patria.

A usted y a mí nos están colocando en los bajos del tren una bomba diaria llamada prima de riesgo, por ejemplo, o intereses a siete años, en el nombre de la economía financiera. Vamos a reventón diario, a masacre diaria y hay autores materiales de esa colocación y responsables intelectuales de esas acciones terroristas que quedan impunes entre otras cosas porque los terroristas se presentan a las elecciones y hasta las ganan y porque hay detrás de ellos importantes grupos mediáticos que dan legitimidad a los movimientos especulativos de los que somos víctimas.

¿Cuántas veces ha hablado la Unión Europea de acometer la reforma financiera? Desde el verano de 2008 muchas, y hasta el comisario de Mercado Interior, Michel Barnier, presentó una hoja de ruta en 2010. Pero no crea usted, es pura retórica. Aprobar medidas contra la especulación bancaria en una Unión de 27 estados por consenso es una quimera; siempre estará la capital financiera mundial, La City londinense, marcando los límites a los políticos y al final saldrá un engendro para que todo siga igual: la banca siempre gana. Su égida, la protección de su poder, goza de buena salud.

Esta vez la dominación no se disfraza de nacionalismo totalitario o la defensa de determinados principios religiosos, sino de consolidaciones fiscales, primas de riesgo y desmantelamiento del Estado del bienestar. El dinero se ha apoderado de la democracia ¿A qué esperamos para rebelarnos contra esta nueva forma de fascismo?

Fuentes: 233grados, El País, Comisión Europea
Fotos: Guardian, Efe

Entradas relacionadas

Anuncios

Un comentario en “Cuarto Reich

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s