España estará peor que Grecia si los políticos siguen negándose a escuchar a la calle

Opinión

La gran manifestación que hoy ha rodeado los aledaños del Congreso de los Diputados en protesta por las medidas que el Gobierno de Mariano Rajoy, apoyado en la mayoría absoluta del Partido Popular, lleva aprobando desde que llegó al poder hace nueve meses ha sido lo suficientemente mal controlada, pese a que se habían desplegado 2.500 agentes en el operativo policial, como para que a estas horas de la noche (ya día 26) en el resto del mundo ya estén convencidos de que en España estamos como en Grecia.

Los políticos de todos los colores tienen la responsabilidad de valorar en su justa medida lo que significan expresiones pacíficas como la del #25S, a pesar de que la de ayer haya derivado en al menos 26 detenidos y 60 heridos, en un país con 5,5 millones de parados, donde el desempleo juvenil supera el 50%; donde se han recortado y encarecido prestaciones sociales básicas como la sanidad, la educación, las becas o los comedores escolares y donde Rajoy ha hecho lo contrario de lo que prometió en materia de impuestos (ha subido el IRPF y el IVA), desempleo (endureciendo el acceso a las prestaciones), pensiones (sólo ha revalorizado un 1% para 2011 cuando fue del 2,4% y ya tenemos el 2,7% en los ocho primeros meses de 2012) y medicamentos, introduciendo a los pensionistas en el sistema de copago.

Nuestro grado de vulnerabilidad económica y política es tal que puede surgir la tentación de decretar formalmente (de facto ya existe) una especie de estado de excepción

Por no seguir con las perrerías que el Ejecutivo del PP está haciendo a los funcionarios y empleados públicos, a quienes entre recortes de sueldo y aumentos de jornada ha quitado cerca del 20% de sus retribuciones y, no contentos con ello, les ha arrebatado la paga extra de Navidad de este año.

Un agente antidisturbios disparando pelotas de goma en la concentración del #25S en Madrid (Foto: Guardian – Diego Santos/EPA)

Mientras los ciudadanos sufren todo eso y ven que se privatiza hasta la retransmisión de los partidos de fútbol, tienen que soportar que ni un solo político ni banquero español sea señalado como responsable de la quiebra de Bankia y demás antiguas cajas de ahorros, que ahora entre todos prestos corremos a recapitalizar por designación de la Unión Europea, el Banco Central Europeo (donde dominan los países y bancos acreedores de las entidades financieras esquilmadas por los responsables autonómicos) y el FMI (la patronal bancaria internacional). Quienes deberían estar rindiendo cuentas a los ciudadanos, desde el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero y los gobernadores del Banco de España, Jaime Caruana y Miguel Ángel Fernández Ordóñez, hasta los consejos de administración de cada entidad financiera, ahora están retirados cobrando sustanciosas pensiones o siguen de consejeros en los nuevos bancos, semi o totalmente nacionalizados, cobrando hasta 500.000 euros anuales.

Y además, la falta de transparencia con que Rajoy está llevando todo el proceso del rescate bancario y sus maniobras electoralistas, como sucedió con motivo de las pasadas elecciones andaluzas, han situado la prima de riesgo el pasado verano en cotas del 7%, lo que significa que este año deberemos destinar a pagar intereses de la deuda unos 30.000 millones de euros más de lo inicialmente presupuestado. Un dinero que el Gobierno no tiene ninguna intención de pedir a las multinacionales del Ibex en forma de impuestos, a las sociedades de capital ni a los empresarios, a quienes ha regalado una amnistía fiscal (pagar sólo el 10%). Al contrario, todos los sacrificios están recayendo en los segmentos económicos medio y bajo de la población, empezando por la reforma laboral y siguiendo por la reforma de la ley del aborto, lo que ha disparado el gasto público en desempleo y ha contraído el consumo de las familias dramáticamente.

España reúne las condiciones para no ser como Grecia en caso de grave problema político y social, sino mucho peor

En este escenario, que sólo haya manifestaciones pacíficas ante el Congreso es muestra de la madurez y responsabilidad de los ciudadanos, aunque al final se produzcan cargas policiales e incidentes. Pero cuidado, los políticos deben interpretar estas movilizaciones como una señal de que existe un grave problema por resolver, como cuando aparece humo en el bosque. El incendio ya se está produciendo, la sociedad está demandando soluciones justas que repartan el peso de los recortes entre todos los sectores, pero si el Gobierno no quiere ver el humo, cuando menos se lo espere se quemará con el incendio.

Y España reúne las condiciones para no ser como Grecia en caso de grave problema político y social, sino mucho peor: es más grande, tiene problemas independentistas, potenciales problemas con las plazas de Ceuta y Melilla (no con Gibraltar, como pretende desviar la atención el Gobierno) y desde 2010 ni nuestra deuda pública ni la privada pueden refinanciarse en los mercados internacionales sin el respaldo explícito del BCE. Nuestro grado de vulnerabilidad económica y política es tal que puede surgir la tentación de decretar formalmente (de facto ya existe) una especie de estado de excepción. Si llegamos a eso lo habremos perdido todo. A los griegos, en cambio, todavía les queda la democracia y la dignidad.

El titular del diario británico The Guardian dice: “El público español no aceptará un golpe de Estado financiero”. Pinchar en la imagen para acceder a la información original.

Otro vídeo de anoche: un grupo numeroso de antidisturbios irrumpe en la estación de cercanías de Atocha, a casi un kilómetro del Congreso y de donde se había desarrollado la concentración pacífica, al parecer persiguiendo a alguien, y provoca el pánico y la consternación de los viajeros que esperan en los andenes.

Vídeos: , santins77
Foto: Guardian
Tuit: @acampadasol

Entradas relacionadas

3 comentarios en “España estará peor que Grecia si los políticos siguen negándose a escuchar a la calle

  1. Gracias por tan buena información, la verdad me ha dejado sorprendida el como estamos y estoy de acuerdo contigo en todo..
    Siento profundamente y en carne viva la situación que ahora atravesamos, que nos afecta directamente y nos lleva a una complicada injusticia, el de porque España llego a esto..
    Aunque no soluciono nada lamentándome ni orando, pero apoyo la verdad de la realidad, me desarma la injusticia, me entristece la violencia y me apagan las ilusiones, las personas de alto poder que llegando a donde están, no les importa ver ni escuchar, la calidad de vida que están generando en el país..

    Me lleno de fe, aportando lo mejor de mi y elevando mis plegarias a Dios y a la confianza de que por algún lado abra una luz que guie el camino a salir de la mejor manera para todos.
    y a ti un abrazo por mantenernos ampliamente informados con tan buen conocimiento..
    Saludos desde Salamanca

    Me gusta

    1. Gracias por tu comentario, Jacqueline. Seguro que cambiaremos a mejor; es lo que tienen los tiempos de crisis como el actual, que son difíciles pero al final alumbran nuevos progresos sociales. Ahora lo importante es que las transformaciones sean lo menos traumáticas posible.
      Me uno a tus buenos deseos.
      Un fuerte abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s