Elogio de Alan Rusbridger, director del Guardian

Foto: The Guardian
Foto: The Guardian

Alan Rusbridger, que en Febrero llevará 20 años como director del diario británico The Guardian, anunció esta semana que dejará el puesto el próximo verano para pasar a presidir en 2016 el Scott Trust, la compañía que vela por la independencia editorial del diario.

Este periodista ha pilotado la ejemplar transición digital del Guardian, desde el soporte impreso al papel e internet a la vez, de tal modo que el pasado Octubre theguardian.com tuvo 111,5 millones de usuarios únicos, lo que lo sitúa como el segundo periódico de habla inglesa con mayor difusión en internet, por detrás del Daily Mail y por delante del New York Times.

Rusbridger se la ha jugado en varias ocasiones, demostrando su determinación de luchar por causas justas y su independencia frente al poder político y económico

Pero aún tiene más mérito, en mi opinión, el hecho de que Rusbridger se la ha jugado en varias ocasiones como profesional, demostrando su determinación de luchar por causas justas y su independencia frente al poder político y económico. Bajo su dirección, el Guardian jugó un papel destacado en el aireamiento del escándalo de News of de World, el tabloide de Rupert Murdoch que se aprovechaba de escuchas ilegales para publicar sensacionales exclusivas de la vida de personajes famosos.

Asimismo, Rusbridger fue uno de los directores que contactó con Julian Assange, fundador de WikiLeaks, para dar difusión a las filtraciones sobre las guerras de Iraq y Afganistán, y los cables diplomáticos de Estados Unidos; al igual que dio cobertura al ex informático de la CIA, Edward Snowden, para denunciar ante el mundo las prácticas de vigilancia masiva de las comunicaciones por parte de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de Estados Unidos. Todo ello le puso en el punto de mira de los servicios de inteligencia, le llovieron acusaciones de traición y tuvo que encarar importantes demandas por difamación.

Y no solo sobrevivió a todo ello, sino que lidera el llamado periodismo abierto (open journalism), una concepción del periodismo como algo integrado en la gran conversación que es internet (ver vídeo), donde los medios se relacionan con los internautas de tu a tu, en plano de igualdad, a través de redes sociales, plataformas y aplicaciones; son interactivos y transparentes, crean comunidad y, en definitiva, son una parte más de la web. Por eso Rusbridger defiende que un medio online debe ser gratuito, para ser accesible a todos, aunque no se opone a ciertas formas de pago.

∗      ∗      ∗      ∗      ∗

El día que se conoció la noticia del próximo cambio en la dirección del Guardian vi en Twitter una conversación sobre el tema entre Ícaro Moyano y Pepe Cervera que me llamó la atención, porque el primero parecía no comprender tanta aureola como rodea a Alan Rusbridger. Y decidí incorporarme en tono crítico a la charla:

Foto y vídeo: The Guardian

Entradas relacionadas

Para leer más: The Guardian

Guardar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s