El sainete de PSOE y C´s convierte el #26J en un duelo entre PP y Unidos Podemos

Mariano Rajoy y Pablo Iglesias intercambian el saludo en la constitución del Congreso tras las elecciones del 20 de Diciembre de 2015 (Foto: Efe)
Mariano Rajoy y Pablo Iglesias intercambian el saludo en la constitución del Congreso tras las elecciones del 20 de Diciembre de 2015 (Foto: Efe)

Opinión

A un mes de la cita electoral del 26 de Junio derivada de la fallida legislatura surgida tras las elecciones generales del 20 de Diciembre pasado, cuando Mariano Rajoy (Partido Popular) ni siquiera intentó formar gobierno y Pedro Sánchez (Partido Socialista) decidió aliarse con Albert Rivera (Ciudadanos) para reunir una “mayoría de cambio” que se cortocircuitó por el veto mutuo de Ciudadanos y Podemos, existen muchos indicios de que los electores van a comportarse en consecuencia y se centrarán en las marcas consolidadas de PP y la nueva coalición de Podemos con Izquierda Unida y Equo (Unidos Podemos).

El electorado del PSOE sabe que, pese a la lógica y la práctica de alianzas con Podemos y sus confluencias en ciudades y autonomías como Aragón y la Comunidad Valenciana, Sánchez antepuso Ciudadanos (C´s) a Podemos para intentar formar un gobierno de la nación (o para que Podemos y otras fuerzas de izquierda junto con nacionalistas-soberanistas no lo pudieran alcanzar sin su ayuda).

Los electores han aprendido la lección: el enemigo del PSOE no es el PP como dice que es, sino Podemos

La decisión del Partido Socialista (a Sánchez se lo impuso el Comité Federal) evitó que un gobierno de coalición PSOE-Podemos alcanzara la Moncloa y forzó la nueva convocatoria electoral del #26J; pero ésta no será una mera repetición de los resultados del #20D porque los electores han aprendido la lección: el enemigo del PSOE no es el PP como dice que es, sino Podemos, a quien conjuró con el pacto Sánchez-Rivera que firmaron solemnemente en un salón del Congreso; con lo que el Partido Socialista se autosituó más en el centro-derecha que en el centro-izquierda y no digamos ya en la izquierda.

Por su parte, Podemos está demostrando en Barcelona, Madrid y otros ayuntamientos que no existen problemas para tejer alianzas con Izquierda Unida, mareas, PSOE y fuerzas regionales que han conseguido expulsar a alcaldes populares, como Rita Barberá en Valencia.

España sigue siendo el único país europeo donde el fascismo nunca fue derrotado sino que se metamorfoseó en la democracia gracias al ‘pacto de la transición’ y la Constitución de 1978

El Partido Popular, a su vez, goza de un electorado literalmente inmune a los continuos casos de corrupción que le salpican, consecuencia de ser heredero del franquismo en tanto en cuanto que España sigue siendo el único país europeo donde el fascismo nunca fue derrotado sino que se metamorfoseó en la democracia gracias al pacto de la transición y la Constitución de 1978; hipotecándola con una arquitectura institucional y electoral orientada claramente hacia el bipartidismo y, posteriormente, hacia una integración en la Unión Europea subordinada al eje Berlín-París que ha utilizado su influencia y los fondos europeos para convertir a España en su patio trasero, donde venden sus productos y se han hecho con aquellos sectores que les interesaba (automoción, distribución comercial, bienes de equipo, alimentación, industria militar…).

En consecuencia, el Partido Popular tiene un suelo electoral a prueba de terremotos y puede seguir siendo en Junio el partido más votado y con más escaños en el Parlamento. Eso lo saben los electores de los demás partidos. Por lo tanto, después de la fallida legislatura de Sánchez, fracasada por su negativa a gobernar con Podemos, ¿quién que desee expulsar a Rajoy y al PP del gobierno va a confiar en Sánchez y aún menos en Rivera, que ha propugnado la Gran Coalición de PP, PSOE y Ciudadanos? Solamente los ingenuos y los cínicos.

Por eso, no me ha extrañado oir en la cadena Ser que sondeos internos de Podemos efectuados en Abril y Mayo den al PP por delante de Unidos Podemos, aunque a poca distancia, mientras que el PSOE quedaría por detrás en votos y escaños, en un tercer lugar.

El tradicional duelo PP-PSOE podría haber pasado a la historia; ahora los contrincantes estrella son el PP y Unidos Podemos. Los españoles, incluidos los independentistas, han alumbrado un mapa electoral inédito; ahora les toca a los diputados que resulten elegidos el 26 de Junio dar cumplimiento a sus expectativas de cambio político y social en un sentido progresista y defensor de los derechos y el Estado del bienestar que nos han sido arrebatados durante la última década.

Foto: Efe/El Huffington Post
Foto destacada: República de las ideas

Entradas relacionadas

(Este artículo también está disponible en Medium: El único país europeo donde el fascismo nunca fue derrotado)

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s