El cambio de la jurisdicción laboral por otra mercantil está dinamitando el sistema de pensiones en España

Ignacio Fernández Toxo, líder de Comisiones Obreras, en uno de los encuentros con sindicalistas europeos (Emilia Gutiérrez/La Vanguardia)
Ignacio Fernández Toxo, líder de Comisiones Obreras, en uno de los encuentros con sindicalistas europeos (Emilia Gutiérrez/La Vanguardia)

Últimamente ha aflorado el tema de las pensiones en España porque el Fondo de Reserva de la Seguridad Social ha descendido de los 66.815 millones de euros que había en 2011, cuando salió del gobierno el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, a los 13.500 millones que lo habrá dejado el Partido Popular a finales de 2016. El propio Mariano Rajoy ha reconocido ante Bruselas que la hucha de las pensiones se agotará en 2017.

En España, el sistema de pensiones no está basado en la capitalización de las aportaciones de cada trabajador sino que es un mecanismo de solidaridad intergeneracional garantizado por el Estado; es decir, los cotizantes de hoy pagan las pensiones a sus mayores a cambio de que mañana sus hijos se las paguen a ellos. Esto ha funcionado sin grandes problemas desde 1978, con la instauración de la democracia, hasta el crash financiero mundial de 2008, que provocó una crisis económica de la que en España y buena parte de Europa aún no hemos salido.

Fernández Toxo: Las élites europeas están usando la crisis “para cambiar el modelo social europeo y para que el derecho laboral pierda fuerza en beneficio del mercantil”

Zapatero hizo una reforma laboral, que le costó una huelga general, para atender a los requerimientos de la Unión Europea de desrregulación en materia laboral y sustitución del derecho laboral que protegía al trabajador frente al empresario en los tribunales por el derecho mercantil, que es lo que tenemos ahora, donde el trabajador se encuentra indefenso legalmente porque se ha legalizado el despido libre y está muy debilitada la capacidad de negociación colectiva en las pequeñas y medianas empresas, que es donde está la inmensa mayoría de los cotizantes a la Seguridad Social.

Con la reforma laboral que implantó Rajoy nada más llegar al gobierno, en 2012, se le dió todo el poder al empresario frente a los trabajadores y sus sindicatos, especialmente reduciendo las indemnizaciones por despido, facilitando la contratación precaria y mal pagada, y reduciendo las cuotas empresariales a la Seguridad Social y los impuestos a las compañías, lo que abarató rápidamente los costes y disparó los beneficios patronales.

Por ese camino, como ya habían advertido economistas, políticos y sindicatos, solo se podía llegar al fin del modelo social y de pensiones basado en la solidaridad intergeneracional. Y así ha sido: un despido más barato aumentó el número de desempleados, que lejos de aportar a la Seguridad Social restaron recursos; los que siguieron trabajando eran menos para financiar las pensiones de un colectivo de jubilados creciente y además ganaban menos que antes, por lo que ellos y sus empresas cotizaban menos a la Seguridad Social.

Viñeta: Forges/El País
Viñeta: Forges/El País

La gran alternativa que se ha vendido desde Europa y el propio gobierno español es el autoempleo, los autónomos o los emprendedores. Si lees estas líneas y eres autónomo comprenderás que con lo que cotizas no puedes ni pagar una pensión media de 906 euros al mes. Y eso que eres trabajador y tu propio empresario a la vez (dos cuotas sociales en teoría).

Hasta ahora, el PP había disimulado estos efectos de su reforma laboral echando mano de la hucha de las pensiones, pero el año que viene ya se la habrá fundido.

Infografía: El Mundo
Infografía: El Mundo

El secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, que es también presidente de la Confederación Europea de Sindicatos (CES) desde 2011, ya advirtió en Enero de 2013 de que las élites europeas, con la canciller Angela Merkel a la cabeza, están usando la crisis “para cambiar el modelo social europeo y para que el derecho laboral pierda fuerza en beneficio del mercantil“.

Toxo denunciaba que si todos los países europeos aplicaban medidas de austeridad sólo se podía provocar una recesión. “Es una vergüenza que en Europa, tres años después de adoptar las políticas de austeridad, se siga apostando por la misma vía, cegada y sin salida”, decía en 2013. Y lo malo es que, a punto de llegar a 2017, seguimos con las mismas directrices desde la Unión Europea y el Banco Central Europeo. Luego se extrañan de que el Reino Unido haya mandado a paseo a esos plutócratas disfrazados de políticos que mandan en las instituciones comunitarias.

Foto: Emilia Gutiérrez/La Vanguardia
Vídeo: Partido Popular
Viñeta: Forges
Gráfico: El Mundo

Entradas relacionadas

Para leer más: reforma laboral, pensiones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s