Los trepas se apoderan de Podemos

Íñigo Errejón ha sido relevado como portavoz de Podemos en el Congreso por Irene Montero tras el último congreso del partido (Foto: Alberto di Lolli | Mundo)
Íñigo Errejón ha sido relevado como portavoz de Podemos en el Congreso por Irene Montero, a la derecha de la imagen, tras el último congreso del partido (Foto: Alberto di Lolli | El Mundo)

Opinión

[Entrada actualizada el 30 de Mayo de 2017]

El congreso de Podemos Vistalegre 2 podría calificarse como el de la mayoría de edad para la formación política: la iniciativa que surgió hace solo tres años de un puñado de amigos, la mayoría profesores de universidad, debía adaptar sus estructuras internas a las de un partido que ha demostrado movilizar a más de cinco millones de votantes.

El congreso se planteó como un pulso entre dos corrientes lideradas por Pablo Iglesias e Íñigo Errejón, respectivamente, y tras la votación ganó el primero, pero el propio Iglesias reconoció que la militancia exigía sobre todo “unidad y humildad” y afirmó que tomaba nota de ello.

Durante la semana de votaciones de Vistalegre 2 la tensión fue en aumento entre los partidarios de una y otra corriente. Uno de los miembros fundadores de Podemos que ya no ostentaba cargo alguno y amigo personal de Iglesias desde hace 20 años, Luis Alegre, arremetió en un sonado artículo contra el entorno más próximo del que últimamente se había rodeado Iglesias: “Desde que fundamos Podemos, no me he encontrado con nada tan dañino para Pablo y para el proyecto como la camarilla que, a día de hoy, está dispuesta a destruirlo todo con tal de no perder su condición de cortesanos”.

Podemos ha perdido ya su batalla contra las fuerzas inmovilistas de la sociedad porque ha sido secuestrado por sus propios inmovilistas, esos trepas partidarios de Iglesias

Alegre mencionó varios nombres y al instante hubo clamores en las redes sociales saliendo en su defensa y atacándole por sus graves acusaciones. Pero Luis Alegre, en mi opinión, tiene razón cuando afirmó que esas personas habían demostrado tener “una lógica de persecución del enemigo interno que recuerda a las peores tradiciones de la izquierda”.

Cuando un partido empieza a tocar poder surgen todo tipo de trepas que intentan conseguir cargos, plazas o espacios de poder interno. Hasta ahora Iglesias y Errejón solo habían tenido que defenderse de las ansias de los anticapitalistas, que son una minoría. Pero con el enfrentamiento entre ambos miembros fundadores Iglesias echó mano de militantes llegados después e incluso forjó una alianza electoral con los anticapitalistas.

La dinámica de enfrentamiento y clara lucha de poder hizo saltar por los aires el espíritu que había distinguido a Podemos del resto de partidos políticos: mientras Podemos brotaba de abajo arriba y tenía vida propia como organización guiada por los anhelos de cambio político de toda una generación de jóvenes españoles, pero también de ciudadanos de todas las edades, los otros partidos eran solo aparatos al viejo estilo, instrumentos dirigidos de arriba abajo para ocupar y repartirse puestos en las instituciones.

Tras el nuevo Consejo Ciudadano reunido después de Vistalegre 2, Podemos se ha rebajado a ser un partido más porque los consejeros han desoído el clamor de las bases de “unidad, unidad” y han aplicado la aritmética para repartir los puestos en función de los resultados de cada corriente. Esos muros internos de pablistas, errejonistas y anticapitalistas son la consecuencia de esa “lógica de persecución del enemigo interno” de la que hablaba Luis Alegre, justo lo contrario de lo que Iglesias prometió cuando se refirió a crear un equipo integrador y que cerrara heridas.

Y en esa dinámica de guerra abierta y de purga está la decisión de defenestrar a Errejón como portavoz parlamentario y dar el puesto a la portavoz adjunta Irene Montero. Otro valor propio de la vieja izquierda cainita, que solo premia la sumisión ciega al líder y castiga como un acto de traición la más mínima disidencia.

No sé cuanto tiempo resistirá Errejón la humillación a la que sus mayoritariamente mediocres compañeros le están sometiendo por quitarle de los focos mediáticos en el Congreso como castigo por haber retado al jefe, pero estoy totalmente seguro que la falta de una mente y una oratoria como la suya en el Parlamento va a dar de Podemos la imagen ultraizquierdista, marginal y próxima a la kale borroka que sus enemigos tanto desean.

Podemos ha perdido ya su batalla contra las fuerzas inmovilistas de la sociedad porque ha sido secuestrado por sus propios inmovilistas, esos trepas partidarios de Iglesias a los que Alegre, que antes fue víctima de los ataques de algunos errejonistas, describió como “quienes no tienen más interés que el de mantener su posición excluyente, incluso si eso implica la destrucción de Pablo (y, por lo tanto, de Podemos)”.

R.I.P. Podemos

ACTUALIZACIÓN

El profesor de Liderazgo en INSEAD y profesor visitante de la Harvard Business School José Luis Álvarez ha hecho una radiografía política y psicológica de Pablo Iglesias en El País. En un artículo titulado ‘Cuando te llamas Pablo Iglesias’ Álvarez analiza la naturaleza del liderazgo del secretario general de Podemos y explica por qué a esta formación se le ha pasado la oportunidad histórica de aglutinar una mayoría parlamentaria en España.

Podemos ha encargado a consultoras especializadas una evaluación del estilo de Iglesias porque suscita pocas simpatías en las encuestas (el político número 13 mejor valorado en el último barómetro del CIS), a tenor de la importancia de su formación política, la tercera del país por número de diputados.

Álvarez señala:

Ningún líder actual es tan intelectualmente sofisticado. Ni tan explícito y disciplinado en su teoría y su práctica: es quien más intenta conducirse acorde a la secuencia “supuestos-teorías-estrategias-tácticas-estilo”. Supuestos, para él y Podemos, han sido que la crisis ha convertido a España en Latinoamérica, y ahora, ya sin crisis, que la corrupción convierte en vulnerable la Constitución del 78. La teoría es que se pueden utilizar esas oportunidades para conseguir mayorías, sustituyendo la dicotomía izquierda/derecha por la de abajo/arriba. La estrategia es ocupar el espacio del PSOE y sumarlo al antiguo comunista. Y la táctica el populismo, cuya técnica, como profesores de Ciencias Políticas, conocen bien.

Pero el fallo es, “curiosamente para ser profesores, conceptual” (seguir leyendo).

Foto: Alberto di Lolli | El Mundo
Foto destacada: EFE

Entradas relacionadas

Para leer más: 15M

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s