Cinco consecuencias que la guerra de Siria está teniendo para Occidente

Mujer siria se despoja de su túnica negra tras huir de una zona controlada por el Daesh en Junio de 2015 (Foto de Twitter vía Antoni Gutiérrez)

El día que escribo estas líneas, 15 de marzo de 2017, se cumplen seis años de guerra civil en Siria con un balance trágico muy difícil de cuantificar pero que, atendiendo a diferentes fuentes, rondaría el medio millón de muertos entre civiles y combatientes de todos los bandos y más de diez millones de desplazados, de los cuales cerca de la mitad serían refugiados fuera de las fronteras sirias.

La causa de la guerra fue el intento de grupos yihadistas y de la oposición siria apoyados por Occidente (Estados Unidos y sus aliados europeos, junto a otros países amigos como Arabia Saudí, Turquía, Israel y Qatar) de aprovechar las manifestaciones populares de protesta de la llamada Primavera Árabe para derrocar el régimen de Bashar al Assad, al que acusaban de falta de democracia, represión y corrupción.

En Libia la operación se repitió meses después, esta vez con intervención directa de la OTAN, consiguiendo acabar con el régimen del coronel Muamar Gadafi, que llevaba 42 años en el poder, en octubre de 2011. El resultado fue un desastre porque el Estado Islámico ha campado durante más de cinco años por el país, el estado libio ha tenido durante largos años dos gobiernos paralelos que no se reconocían entre sí y todavía hoy Libia no puede considerarse un país mínimamente seguro para visitar.

Y en Siria, a la vista está, la tragedia de la guerra continúa seis años después. Estamos hablando de un tipo de guerra claramente tipificado por los historiadores como guerra subsidiaria o guerra proxy, que se produce cuando dos o más potencias utilizan a terceros como sustitutos en vez de enfrentarse directamente. En este caso, Occidente se enfrenta a Rusia, China e Irán; además de al Estado Islámico, que está en guerra con todos en Siria e Iraq.

Otras guerras subsidiarias anteriores fueron la guerra civil española, las de Corea, Vietnam, Afganistán, la guerra civil del Líbano, la guerra de Angola y la de Iraq, entre otras. Todas trajeron enormes consecuencias para quienes las padecieron y también para el resto del mundo. Como ahora mismo nos está sucediendo con la terrible guerra civil de Siria.

Sin ir más lejos, en los últimos seis años hemos asistido a:

  1. Aumento de la inseguridad en Occidente, donde el Daesh (Estado Islámico) ha realizado abominables atentados terroristas que no quiero detallar.
  2. Aumento de la tensión militar con Rusia en Ucrania, que terminó en 2014 con la anexión de la península de Crimea por parte del gobierno de Vladimir Putin. Todo el este de Europa ha tenido que aumentar el presupuesto de defensa.
  3. Llegada de millones de refugiados a la Unión Europea sin que sus autoridades hayan sabido darles un trato digno la mayoría de las veces y convirtiendo el mar Mediterráneo en un vergonzoso cementerio de miles de inocentes (casi 5.000 víctimas solo en 2016).
  4. Aumento de la xenofobia y los partidarios de reforzar las barreras fronterizas, desde Polonia hasta Estados Unidos (donde Donald Trump ha llegado a la Casa Blanca con esa bandera) pasando por el Reino Unido, que ha traducido este temor al inmigrante en su salida de la Unión Europea (Brexit).
  5. Incremento sustancial del gasto militar, tanto en EEUU como en Europa, que en el caso de España va a suponer más que doblar el presupuesto anual de 10.000 a 21.000 millones de euros.

Termino con una animación de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) que denuncia las desastrosas consecuencias que tienen las políticas europeas para las personas refugiadas y migrantes, al no ofrecerles vías legales para solicitar asilo y refugio, lo que alimenta los sucios negocios relacionados con el tráfico de seres humanos. Lo cual me parece intrínsecamente ilegal y de lo que como europeo me avergüenzo profundamente.

Espero que estas reflexiones te lleven a pensar que si queremos acabar con la guerra de Siria tenemos que actuar ante nuestros gobiernos occidentales, que parece que solo ven como aumentan los beneficios de las grandes compañías (públicas y privadas) de fabricación de armamento, vehículos y demás material militar.

(Artículo publicado originalmente en Medium: Cinco consecuencias que la guerra de Siria está teniendo para Occidente)

Foto: vía
Foto destacada: Vivienda de Alepo (Joseph Eid/AFP)
Vídeo: Comisión Española de Ayuda al Refugiado

Entradas relacionadas

View profile at Medium.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s