En 10 años se trasvasaron más de 40.000 millones de los salarios a los beneficios de las empresas españolas

Gráfico: El Confidencial

Más de 40.000 millones de euros se han trasvasado de las rentas salariales al excedente bruto de explotación de las empresas en España desde que comenzó la crisis hace una década, en 2008, según datos de Eurostat. Ello ha sido posible gracias a las políticas económicas neoliberales llevadas a cabo por los gobiernos del PSOE y el PP, que han hecho pagar la crisis a los sectores más desfavorecidos mediante las sucesivas reformas laborales de Zapatero y Rajoy, los recortes sociales, los desahucios y las correspondientes leyes mordaza para reprimir la contestación en la calle y las redes sociales.

Según los últimos datos estadísticos de la Unión Europea, España es el único país de la UE, junto con Grecia, que todavía no ha recuperado el nivel de renta salarial que tenía en 2008. Es más, España produce hoy un 1,6% más que antes de la crisis con 1,6 millones menos de ocupados como resultado del despiadado proceso de devaluación interna llevado a cabo. Dicho en román paladino, una devaluación interna busca favorecer al capital a costa del trabajo para ganar en competitividad (producir más barato).

En 2017, el peso de los salarios en el PIB cayó al nivel más bajo de la serie histórica, el 47,3%, lo que representa una reducción de las rentas salariales de algo más del 3% del PIB durante la última década

La contención de los salarios y la precarización de los trabajos han conseguido que España aumentara muy rápido su Producto Interior Bruto (PIB) y superara en 2017 en el nivel previo a la crisis sin que fuesen necesarios incrementos similares de la masa salarial.

Esto constituye una solemne tomadura de pelo a los asalariados españoles por parte de los partidos mayoritarios que han gobernado. Una rapiña a las rentas de las clases medias y, especialmente, bajas de la que ya advertí en Socied@d Reticular en 2010 y 2012, así como de las preocupantes repercusiones que este recorte de rentas salariales (9.500 millones de euros desde 2008, un 2% menos) provocaría en el sistema público de pensiones.

Mientras que el monto del PIB alcanzó en 2017 las cifras de 2008, el peso de los salarios en el PIB (ver gráfico de arriba) cayó ese año al nivel más bajo de la serie histórica, el 47,3%, lo que representa una reducción de las rentas salariales de algo más del 3% del PIB durante la última década. Por su parte, los beneficios empresariales y las rentas del capital crecieron en 28.500 millones de euros en el mismo periodo, lo que representa un aumento del 6% del PIB.

Si se mantuviese la proporción que existía antes de la crisis, los salarios deberían subir en 32.600 millones mientras que los beneficios empresariales y de capital tendrían que reducirse en 8.100 millones: de ahí los 40.000 millones de trasvase de rentas salariales a rentas de capital que se ha producido en los últimos diez años.

Gráfico: El Confidencial
Foto destacada: La Sexta TV

Entradas relacionadas

Para leer más: reforma laboral

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s