Holanda usa ‘big data’ para detectar posibles fraudes en las ayudas sociales

[El vídeo dispone de subtítulos en español, para ello hay que ir a Configuración y marcar el idioma deseado]

El Estado holandés dispone desde 2014 de un software que analiza posibles casos de fraude a la administración, como incumplimientos fiscales, pluriempleo, percepción indebida de ayudas sociales o tráfico ilegal. Se trata de un sistema de análisis de grandes datos (big data) llamado SyRI (System Risk Indication) que ha saltado a la actualidad con motivo de varias denuncias ciudadanas por vulnerar presuntamente el derecho a la privacidad.

Según un artículo de AlgorithmWatch, SyRI no es una medida que esté siendo aplicada de forma indiscriminada en todos los Países Bajos sino que se pone en marcha en una ciudad o sitio concretos a petición de las autoridades locales. Hasta la fecha solo se ha probado en cuatro localidades: al este de Róterdam, en el municipio de Capelle aan den IJssel, Eindhoven y, desde este año 2018, Haarlem y Róterdam.

El sistema informático ha sido llevado a los tribunales por organizaciones de defensa del derecho a la privacidad

El sistema utiliza los datos disponibles de cada persona (residencia, situación laboral, fiscal, ayudas que puede estar recibiendo, antecedentes penales, multas, etcétera) y los procesa de forma anónima, es decir, encripta la identidad del ciudadano a la que pertenecen esos datos. Después, solo si algún perfil sobrepasa un “nivel de riesgo” determinado se descifra su identidad y los funcionarios realizan las correspondientes comprobaciones.

Esquema de funcionamiento de SyRI (Gráfico: AlgorithmWatch)

Una organización llamada Bij Voorbaat Verdacht (Sospecha desde el principio) pidió al gobierno holandés los criterios que emplea este software pero no los facilitaron argumentando que ello facilitaría el trabajo de los defraudadores.

En cuanto a los resultados, en respuesta a una solicitud de AlgorithmWatch el Ministerio de Asuntos Sociales y Empleo señaló que de momento solo están disponibles los resultados de Capelle aan den Ijssel, donde hubo 113 informes de riesgos y en casi la mitad de los cuales, 62, no se encontraron irregularidades. Asimismo, las infracciones identificadas en el resto de los casos dieron lugar a la suspensión o recuperación de los beneficios y subsidios estatales en un volumen total de 496.000 euros.

Varios colectivos de defensa de derechos civiles han presentado recientemente una demanda en los tribunales holandeses contra el uso del software SyRI porque se estaría colocando a los ciudadanos bajo sospecha general y violando la Convención Europea de Derechos Humanos. Según los activistas, el poder legislativo habría aprobado unas medidas para invadir la privacidad sin restricciones, en contra de lo dispuesto en el artículo 8 de la mencionada convención.

Vídeo: Bij Voorbaat Verdacht
Gráfico: AlgorithmWatch
Foto destacada: Wikipedia (una plaza de Capelle aan den IJssel)

Entradas relacionadas

Para leer más: privacidad

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.