El talón de Aquiles del New York Times

Viñeta de Antonio Moreira donde el perro guía sería el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, guiando al presidente de EEUU, Donald Trump, caracterizado como un ciego (publicada originalmente en la edición internacional del New York Times y posteriormente retirada tras las acusaciones de antisemitismo)

[Entrada actualizada el 1 de Julio de 2019]

Ya sabemos que la libertad de prensa es la libertad de los propietarios de los medios de comunicación, no de los ciudadanos a recibir información verificada y de interés general; que en todo el mundo los grandes medios están en manos de oligopolios y a veces monopolios donde se escribe al dictado o, peor aún, bajo autocensura, y que cuando los periodistas se saltan estas normas no escritas pagan un alto precio personal, y muchas veces con la propia vida, su osadía.

Seguir leyendo “El talón de Aquiles del New York Times”
Anuncios

Los sucesos son noticia, pero no sus víctimas

Captura de imagen del programa televisivo ‘Espejo Público’ (Fuente: Antena 3 TV)

La libertad de información es una conquista democrática que solo es una realidad en un puñado de países del mundo más desarrollado; sin embargo, hay un tipo de periodismo que no se diferencia mucho de unos países a otros, tengan o no libertad de prensa (desde Rusia hasta Australia, pasando por Canadá, el Reino Unido, China o Argentina, por ejemplo): la espectacularización de las catástrofes humanitarias y, más específicamente, de los sucesos.

Seguir leyendo “Los sucesos son noticia, pero no sus víctimas”

La protección de los denunciantes y el secreto profesional de los periodistas son derechos constitucionales

Protesta ante el Tribunal Supremo del 14 de Diciembre por la actuación de un juez sin respetar el secreto profesional de varios periodistas baleares (Foto: A. Lucio)

Este mes de Diciembre de 2018, cuando la Constitución Española cumple 40 años, un juez de Palma de Mallorca ha arremetido contra el derecho al secreto profesional de dos periodistas baleares en su afán inquisitorial por descubrir la procedencia de la filtración de un informe elaborado por el grupo de blanqueo de capitales de la Policía Nacional, en el que se apuntaba a un posible fraude fiscal de 65 millones de euros y se advertía de la implicación de 18 personas, dentro del llamado caso Cursach, que investiga los lazos entre el empresario del ocio nocturno Bartolomé Cursach y agentes de la policía local de Palma.

Seguir leyendo “La protección de los denunciantes y el secreto profesional de los periodistas son derechos constitucionales”

No al artículo 13, el secuestro de los creadores de contenidos en internet

El artículo 13 de la nueva directiva europea del Copyright es una amenaza para los creadores de contenidos en internet, como los youtubers o los montadores de memes, y todos los internautas, que no podremos ver muchas obras en la Unión Europea que sí verán libremente en el resto del planeta.

Seguir leyendo “No al artículo 13, el secuestro de los creadores de contenidos en internet”

The Truth About Algorithms

Cathy O’Neil, una matemática autora del libro ‘Armas de destrucción matemática: cómo los datos masivos aumentan la desigualdad y amenazan la democracia’, desvela en esta animación “la verdad sobre los algoritmos”. El vídeo tiene subtítulos automáticos y precisamente sirviéndome de ellos he destacado lo más relevante, por lo que pido disculpas si meto la pata con algún giro o mala traducción. Si es así, agradeceré que alguien me lo diga para rectificar.

Estos son los principales mensajes de O’Neil sobre los algoritmos:
“Me sorprendió que los algoritmos fueran presentados y comercializados como un hecho objetivo. Una descripción mucho más precisa de un algoritmo es que es una opinión incrustada en matemáticas”.
“Un algoritmo es un concepto muy general, es algo que hacemos realmente en nuestras cabezas todos los días. Para construir un algoritmo básicamente solo necesitamos dos cosas: un conjunto de datos históricos y una definición de éxito. Así que construyo un algoritmo para cocinar la cena con mi familia. Los datos que utilizo a diario son los ingredientes de mi cocinado –a veces el tiempo que tengo, la ambición con que hago esa cena- y después evalúo la comida ¿Fue un éxito? Lo defino yo porque soy quien está preparando las comidas: tengo el poder (siempre hay aquí un elemento de poder). Puedo decidir que una comida tiene éxito si los niños comieron verduras, pero si mis hijos estuvieran a cargo lo habrían definido de otra manera. El repertorio de comidas que cocino mes a mes es muy diferente a las comidas que se harían mis hijos si se encargaran de ello”.
“Así que hacemos eso cada vez que construimos algoritmos: seleccionamos nuestros datos, definimos el éxito, incorporamos nuestros valores en los algoritmos. Cuando la gente te dice que los algoritmos hacen que las cosas sean objetivas dices ’no, los algoritmos hacen que las cosas funcionen para los constructores de algoritmos’”.
“Por su parte, los constructores de algoritmos están sujetos a incentivos de tipo económico, en entornos corporativos, y generalmente no están tan comprometidos con las personas afectadas por sus algoritmos. Por eso siempre tenemos que ser capaces de cuestionar los algoritmos. Tenemos que inyectar ética en el proceso de construcción de los algoritmos y eso comienza por que los científicos de datos estén de acuerdo y firmen un juramento hipocrático”.

mathbabe

I’m animated!!

Ver la entrada original