A inversores y banqueros, los nuevos dueños de El País, les sobran un tercio de los periodistas

Nicolas Berggruen, consejero delegado del fondo de capital riesgo Liberty Acquisition Holding, primer accionista de Prisa desde 2010 (Imagen: periodistadigital.com)

[Entrada actualizada el 16 de Septiembre de 2015]

El diario El País, que sigue siendo muy rentable (registró 1,8 millones de euros de beneficios en el primer semestre de 2012), se enfrenta a un recorte de la tercera parte de su plantilla (149 trabajadores, de los que 110 son periodistas) por los graves problemas financieros de su grupo matriz, Prisa, cuyo presidente ejecutivo es Juan Luis Cebrián, fundador y primer director del rotativo.

Seguir leyendo “A inversores y banqueros, los nuevos dueños de El País, les sobran un tercio de los periodistas”

Rajoy consagra la supremacía del empresario en las relaciones laborales

La reforma laboral que aprobó el Gobierno de Mariano Rajoy el pasado viernes 10 no ha sido una reforma laboral más de las 16 que ha registrado España desde la instauración de la democracia; es mucho más que eso, porque consagra la supremacía del empresario sobre el trabajador en las relaciones laborales en un modo como no había sucedido en España desde 1977.

Hasta ahora, las relaciones entre empresarios y trabajadores estaban reguladas por el Estatuto de los Trabajadores y gozaban de la tutela judicial. Eso era una engorrosa realidad para los empresarios, porque era necesario el veredicto de un juez para despedir sin motivo o para poner en marcha un expediente de regulación de empleo (ERE). Además, las bajas por enfermedad eran sagradas y el empresario no podía impedir que las dictara quien lo tiene que hacer, el médico.

No se podía dejar pasar la oportunidad histórica de amputar las pocas conquistas sociales que quedaban por tocar, porque van directamente a balance y a beneficios. Luego, ya veremos qué hacen las empresas con esas plusvalías en este escenario económico tan negro

Pues bien, lo que antes era un obstáculo para la completa autoridad del empresario sobre el trabajador ahora se ha suprimido de un plumazo con la súper-reforma laboral de Rajoy. Ante la necesidad de despedir, ahora un empresario no tiene que pagar 45 días por año si el despido es injustificado, simplemente paga 20 días alegando falta de beneficios reales o previstos  (lo que en época de recesión como la presente es habitual) y aquí paz y después gloria. Nada de que lo apruebe un juez de lo Social, como tampoco es necesaria su intervención para aplicar un ERE. Como consecuencia, la reforma invita a los empresarios a una rebaja generalizada de salarios. Y si el trabajador se pone enfermo no hay problema: si falta entre 9 y 20 días en dos meses se le pone de patitas en la calle con todo el as de la ley.

Pero como de lo que se trata es de crear empleo, además de subvenciones a las empresas (de 3.000 a 4.000 euros por trabajador en determinados casos) se ha creado un nuevo tipo de contrato con un periodo de prueba de 364 días de trabajo en el que el empresario puede prescindir del trabajador sin indemnización ni preaviso. Claro, esto convierte a los anteriores contratos temporales con 8 días por año de indemnización (conocidos como contratos basura) en demasiado generosos y la nueva reforma prohíbe encadenarlos durante más de dos años. Como si los empresarios fueran tan tontos, teniendo al nuevo contrato (atraco diría yo) con un año de periodo de prueba.

Antidisturbios reprimiendo una protesta contra la reforma laboral el viernes 10 en Madrid (Foto: Ateneo Cuatro Gatos)

En un país donde muchas empresas (y no sólo pequeñas) dan de baja en la Seguridad Social los viernes a los mismos trabajadores que vuelven a contratar los lunes, este nuevo marco legal va a dar pie a abusos y corruptelas empresariales nunca vistas hasta la fecha. La patronal ha conseguido su particular El Dorado y ningún trabajador en su sano juicio va a rechistar con 5,3 millones de parados, y menos aún si está pagando una hipoteca. Se pongan como se pongan Toxo y Méndez. Puro materialismo histórico marxista: “No es la conciencia de los hombres la que determina su ser, sino que, al contrario, es su ser social el que determina su conciencia”. Un materialismo histórico que estudian y aplican, con otra nomenclatura más liberal, en las escuelas de negocios de todo el mundo.

Todo el poder para los empresarios para que creen puestos de trabajo (no entremos en chuminadas de en qué condiciones ni por cuánto dinero). Pero la verdad es que, con las nuevas condiciones, la devaluación del factor trabajo equivale a doblar, triplicar o cuadruplicar los márgenes de las compañías que hayan resistido hasta ahora. Pero no es suficiente, hay que conseguir que empresas hasta ahora inviables por los pesados costes laborales puedan echar a andar a partir de ahora ¿Surgirá alguna?

La devaluación del factor trabajo equivale a doblar, triplicar o cuadruplicar los márgenes de las compañías que hayan resistido hasta ahora

En una economía caracterizada por la recesión, la caída del consumo interno, el elevado endeudamiento de empresas, administraciones públicas y familias; la ausencia de crédito financiero; el uso abusivo de la subcontratación, que ha multiplicado el número de pymes y trabajadores autónomos (tres de cada cuatro empresas españolas tienen menos de cinco trabajadores: 1,1 de 1,4 millones de sociedades) y una deuda pública próxima a máximos históricos que absorbe los pocos recursos financieros disponibles, la culpa de que no se cree empleo no es del marco legislativo laboral, ni de la pretendida falta de flexibilidad, ni de la falta de disposición de los trabajadores a asumir sacrificios, como bien saben los empresarios y el Gobierno del PP.

Pero no se podía dejar pasar la oportunidad (material e) histórica de amputar las pocas conquistas sociales que quedaban por tocar, porque van directamente a balance y beneficios. Luego, ya veremos qué hacen las empresas con esas plusvalías en este escenario económico tan negro.

Algunas tal vez terminen sus planes de deslocalización de sus fábricas en España a países de Europa del Este con mano de obra más económica, otras seguramente cambien de actividad y se marchen a otras comunidades autónomas a aprovechar los grandes incentivos existentes para la apertura de nuevas empresas y otras seguramente despidan a todos los trabajadores con contratos anteriores al día de ayer, 11 de Febrero, fecha en que ha entrado en vigor esta última reforma, y contraten a otros trabajadores acogiéndose a las nuevas ayudas fiscales, pagándoles menores sueldos y sin dejarles que lleguen al año para despedirlos vía exprés y sin coste alguno, lo que aumentará las cifras del desempleo dentro de un año y otra vez volverá a ser necesaria una nueva reforma laboral que profundice en la racionalización del rígido mercado laboral español. Sería la número 17 de la democracia y no se nos habría quitado todavía la cara de imbéciles que nos ha quedado con la presente reforma laboral.

Fuentes: El País, 20minutos.es, claseshistoria.com
Vídeo: Spot PP elecciones generales Noviembre 2011
Foto: Ateneo Cuatro Gatos

Entradas relacionadas

Puestos a reformar ¿Qué tal los precios de la electricidad?

El presidente de la Comisión Nacional de la Competencia, Luis Berenguer (Foto: m1.paperblog.com)

El presidente de la Comisión Nacional de la Competencia (CNC), Luis Berenguer, considera “escandaloso” el sistema de fijación de los precios de la electricidad, que ha generado un déficit de tarifa de más de 16.600 millones de euros; deuda que los usuarios pagaremos en 15 años a través del recibo eléctrico. “El sistema de formación de precios del pool eléctrico es un escándalo al que no pueden pasar ni un mes más sin que se le ponga fin”, urgió Berenguer en una entrevista con Expansión poco antes de Navidad.

Las grandes beneficiadas de este sistema de fijación de tarifas, establecido en la Ley del Sector Eléctrico de 1997 (durante el mandato de José María Aznar), son las compañías eléctricas y los bancos y fondos que poseen buena parte de sus acciones, que se aseguran grandes rentabilidades sin riesgo, ya que suban o bajen los precios de los combustibles (gas natural, fuel, carbón) la tarifa eléctrica siempre cubrirá los costes de producción. Además, el sistema retribuye por igual la electricidad generada por una moderna planta de ciclo combinado que la producida por una antigua central nuclear, por ejemplo, cuya inversión ya está sobradamente amortizada, llenando la cuenta de resultados de las energéticas de beneficios llovidos del cielo.

Berenguer: “Es escandaloso que las generadoras estén cobrando la energía producida por centrales que están ya superamortizadas, como son las hidroeléctricas y algunas nucleares, al mismo precio que otras energías”

“Resulta escandaloso, y pasa con la tranquilidad de todo el mundo, que las generadoras estén cobrando la energía producida por centrales que están ya superamortizadas, como son las hidroeléctricas y algunas nucleares, al mismo precio que los de otras energías. Es un sistema de optimización de beneficios en detrimento de todos”, afirma Berenguer.

La solución para que se reduzca, y con el tiempo desaparezca, el déficit de tarifa es ajustar los precios de la electricidad a los costes reales modificando el actual sistema de fijación de precios en el mercado mayorista de la electricidad o pool, pero para ello el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero tendría que enfrentarse a las compañías eléctricas y la banca, ya que se recortarían sustancialmente sus beneficios.

Lejos de coger el toro por los cuernos y cambiar un sistema de precios eléctricos claramente abusivo para los usuarios, el Ejecutivo socialista de Zapatero ha optado por reducir el déficit de tarifa incrementando progresivamente los precios de la luz a hogares y empresas, de tal modo que el recibo doméstico ya ha subido cerca de un 50% desde 2008.

Las únicas reformas de las que se habla machaconamente en los medios son la reforma laboral y de las pensiones, como si no hubiera otras posibilidades de afrontar la crisis

Y aunque todo el mundo haya pasado por decreto al mercado liberalizado, para una familia es difícil conseguir un ahorro superior al 2% por la manifiesta falta de competencia entre las eléctricas.

Curiosamente, las únicas reformas de las que se habla machaconamente en los medios son la reforma laboral y de las pensiones, así como de los recortes del gasto público para contentar a los mercados financieros. El periodismo, no sólo el económico, debería mirarse en el espejo y volver a una labor de servicio público que tiene muy abandonada.

Entradas relacionadas