El Supremo falla a favor de trabajadores despedidos en el Grupo Prisa

Viñeta de 'El Roto' del miércoles 25 de abril de 2012 y Juan Luis Cebrián (Díptico: Periodista Digital)
Viñeta de El Roto del 25 de Abril de 2012 y Juan Luis Cebrián, presidente ejecutivo del Grupo Prisa (Díptico: Periodista Digital)

La Sala Social del Tribunal Supremo ha dado la razón a los trabajadores afectados por uno de los expedientes de regulación de empleo (ERE) realizados en el Grupo Prisa. El periodista José (Txetxo) Yoldi, también despedido de El País, diario perteneciente a Prisa, ha publicado en su blog de Cuarto Poder, A cota de periscopio, el contenido de la sentencia del Supremo sobre el ERE, “una resolución que no verán publicada en El País, ni probablemente en otros medios”.

Prisa ha despedido en total a cerca de 2.500 trabajadores de las diversas empresas del grupo editorial y de comunicación como parte de la operación de refinanciación que ha transformado su composición accionarial y ha dejado el grupo en manos de inversores norteamericanos y bancos españoles y extranjeros.

Yoldi hace hincapié en los escandalosos datos que aporta la sentencia sobre retribuciones a consejeros y accionistas de Prisa en 2011 y 2012, justo antes de los ERE, lo que le lleva a titular su artículo ‘Avaricia, rapiña y mezquindad’.

Cito los párrafos más significativos de la sentencia del Tribunal Supremo:

Las retribuciones de los Consejeros Ejecutivos del Grupo Prisa (en nº 3 en 2011) han aumentado en más del 160% respecto a las percibidas en 2010. Algunos elementos retributivos de los Consejeros han tenido incrementos por encima del 337% (en el caso del bono de referencia para Consejeros ejecutivos) en relación a 2010, habiendo pasado las retribuciones de los consejeros ejecutivos (tres) de 4.056.860 en 2010 a 10.566.920 en 2012, estas cifras no incluyen las retribuciones por pertenencia a otros Consejos o alta dirección de sociedades del grupo (cifras obtenidas de pagina 25, 26, 9 y 10 de informes corporativos a CNMV de 2010, 2011 y 2012 respectivamente).

Durante 2011 los poseedores de acciones ha percibido dividendos en cantidades muy superiores a las del ejercicio previo 2010. En el ejercicio 2011 se han calificado como gastos financieros los pagos por dividendos, es decir, por beneficios distribuidos realizados a los propietarios de acciones tipo B, por un monto total -mínimo abonado- de 25,7 millones en 2010 y 83 millones en 2011.

Ante lo que Txetxo Yoldi apostilla en su entrada:

¿No les parece entrañable que los sueldos pasaran de cuatro millones a diez y medio solo en el Consejo de Prisa y que el salario de Juan Luis Cebrián superara los 14 millones? Por no hablar de esos bonus de los ejecutivos que se incrementaron en el 337% y dividendos repartidos a algunos accionistas elegidos, muy superiores a los del año anterior. Eso sí, para estos campeones de hacerse millonarios a costa de los demás fueron los trabajadores los que habían vivido por encima de sus posibilidades. Impresionante despliegue de avaricia, rapiña y mezquindad.

Fuente: A cota de periscopio/Cuarto Poder
Foto: Periodista Digital
Foto portada: Expansión

Entradas relacionadas

Para leer más: Carta abierta a Juan Luis Cebrián

No somos mercancía en manos de políticos y banqueros

La filtración de la contabilidad secreta del PP ha dejado a los españoles sin esperanza en la clase política (Imagen: Periodista Digital)
La filtración de la contabilidad secreta del PP ha dejado a los españoles sin esperanza en la clase política (Imagen: Periodista Digital)

Hoy se cumplen dos años del surgimiento del movimiento de los indignados españoles, el llamado #15M, frente a una clase política fuertemente marcada por la corrupción y claramente al servicio de los grandes grupos económicos y financieros cuyo rescate estamos pagando todos los ciudadanos con aumentos de impuestos, recortes de servicios sociales, despidos en el sector público y paralización económica (austeridad). Todo ello para salvar las cuentas de resultados de la banca europea y los fondos de capital riesgo internacionales que invirtieron temerariamente en España en los años de la fiebre inmobiliaria y cayeron con todo el equipo cuando explotó la burbuja y se descubrieron las mentiras en las que se sustentaba la salud del sistema bancario español.

Los indignados tienen razón cuando piden otra Ley Hipotecaria y otra Ley Electoral que sea más representativa y que permita un control real de los electores sobre los elegidos, desde quién entra en la lista de un partido hasta cómo rinde cuentas de su cometido. También están en su derecho de reclamar transparencia en la gestión de la Administración y libre acceso a los datos públicos de contratación, sueldos y demás uso que los políticos hacen de nuestros impuestos.

El movimiento #15M no se resigna a que todos los avances sociales que se conquistaron con el Estado del bienestar estén siendo liquidados por un sistema político que es ciego y sordo a sus demandas

Los indignados no son antisistema, como muchas veces les tachan los políticos, sino que quieren que el sistema funcione y que se cumpla el espíritu y la letra de la Constitución y los grandes tratados europeos: democracia, justicia, igualdad de oportunidades, derechos civiles, no discriminación para acceder a los servicios públicos, libertad de mercado (competencia, no oligopolios), protección a los consumidores, mujeres, inmigrantes y minorías.

El #15M cree en todo eso y sueña con que se cumpla, no se resigna a que todos esos valores de progreso, todos los avances sociales que se conquistaron con el Estado del bienestar, estén secuestrados y siendo liquidados por un sistema político, como el español, que es ciego y sordo a sus demandas y que parece que sólo hace caso a las fuerzas exteriores de los mercados financieros, la Troika o Alemania.

No queremos ser esclavos de nadie, queremos poder decidir nuestro futuro, queremos vivir en paz. Estas dignas aspiraciones son nuestras armas y con ellas venceremos a todo lo que se nos ponga por delante, tal y como ha ocurrido a lo largo de la historia de la humanidad.

Imagen: Periodista Digital

Entradas relacionadas

Para leer más: democraciarealya

A inversores y banqueros, los nuevos dueños de El País, les sobran un tercio de los periodistas

Nicolas Berggruen, consejero delegado del fondo de capital riesgo Liberty Acquisition Holding, primer accionista de Prisa desde 2010 (Imagen: periodistadigital.com)

[Entrada actualizada el 16 de Septiembre de 2015]

El diario El País, que sigue siendo muy rentable (registró 1,8 millones de euros de beneficios en el primer semestre de 2012), se enfrenta a un recorte de la tercera parte de su plantilla (149 trabajadores, de los que 110 son periodistas) por los graves problemas financieros de su grupo matriz, Prisa, cuyo presidente ejecutivo es Juan Luis Cebrián, fundador y primer director del rotativo.

Seguir leyendo “A inversores y banqueros, los nuevos dueños de El País, les sobran un tercio de los periodistas”