Así aumentaron los pobres en medio siglo de neoliberalismo en Estados Unidos

[Entrada actualizada el 18 de Octubre de 2018]

En el tuit de arriba tenemos un gif animado con un gráfico que muestra cómo se repartieron las rentas (cada columna es un tramo de ingresos) en Estados Unidos a lo largo de casi medio siglo, entre 1971 y 2015.

Seguir leyendo “Así aumentaron los pobres en medio siglo de neoliberalismo en Estados Unidos”

Anuncios

La prensa española ya es irrelevante ¿Aún te interesan las portadas?

Tasa de penetración de los periódicos en España entre 1997 y 2015 (Gráfico: Statista)
Tasa de penetración de los periódicos en España entre 1997 y 2016 (Gráfico: Statista)

Hace más de cinco años que no compro un periódico, ni siquiera para leerlo en un viaje largo. Después de haber leído periódicos durante 40 años si ahora tengo la ocasión de hojear uno en la barra de un bar ni me molesto, ¿para qué? Es que si lo hago me enfado de la mucha manipulación que veo y por la información que echo en falta. Es que antes El País era el único que se podía leer, pero ahora ni eso.

Seguir leyendo “La prensa española ya es irrelevante ¿Aún te interesan las portadas?”

Elogio de Alan Rusbridger, director del Guardian

Foto: The Guardian
Foto: The Guardian

Alan Rusbridger, que en Febrero llevará 20 años como director del diario británico The Guardian, anunció esta semana que dejará el puesto el próximo verano para pasar a presidir en 2016 el Scott Trust, la compañía que vela por la independencia editorial del diario.

Este periodista ha pilotado la ejemplar transición digital del Guardian, desde el soporte impreso al papel e internet a la vez, de tal modo que el pasado Octubre theguardian.com tuvo 111,5 millones de usuarios únicos, lo que lo sitúa como el segundo periódico de habla inglesa con mayor difusión en internet, por detrás del Daily Mail y por delante del New York Times.

Seguir leyendo “Elogio de Alan Rusbridger, director del Guardian”

El País se estrella con el referéndum sobre el futuro de la monarquía

Portada-Guardian
“La mayoría en España quiere un referéndum sobre el futuro de la monarquía”, afirma The Guardian en su edición web. Un titular muy alejado del que abrió la portada impresa de El País, de donde procedía la noticia.

Hubo un tiempo en que El País era equiparable a los grandes periódicos de referencia europeos, como el francés Le Monde o el británico The Guardian, por la selección de los temas y el tratamiento profesional de la información y la opinión con la vista puesta en lo que era relevante para el lector y el interés general. La portada sería más o menos afortunada pero se respetaban las normas profesionales más elementales, como que el titular se correspondiera con el titular de la noticia en páginas interiores, el lenguaje fuera claro y los términos apropiados ¡Qué tiempos aquellos!

Con el anterior director de El País, Javier Moreno, hubo algún que otro patinazo pero en general el diario estaba bien hecho… Hasta que los nuevos dueños comenzaron a despedir periodistas y el producto perdió criterio, independencia y credibilidad frente al diario El Mundo, que le llevaba la delantera en el tema de la financiación ilegal del PP y los papeles de Bárcenas, entre otros. Pero no era suficiente, los editores de El País (al frente de los cuales figura el ex director del periódico Juan Luis Cebrián) decidieron que Moreno era demasiado molesto para el poder político y económico, y lo cambiaron a primeros de Mayo por Antonio Caño.

Tras el clamor levantado por el tendencioso titular del papel, El País modificó el domingo por la tarde los titulares de la encuesta de Metroscopia en la edición ‘online’

Caño lo está bordando: primero dió en primera página que el Partido Popular había ganado las elecciones europeas en España pero las había perdido el bipartidismo, como diciendo que el verdadero perdedor había sido el PSOE. Pero si los socialistas habían perdido 2.556.418 votos con respecto a las europeas de 2009, el PP se había dejado nada menos que 2.609.180 votos, casi 53.000 votos más que el Partido Socialista. Pero para El País el PP había ganado las elecciones.

Hoy, tras encargar una encuesta a Metroscopia sobre la sucesión del Rey, ¡oh sorpresa!, el titular de portada que supuestamente ha aprobado Caño como director no es el que ha puesto el Guardian o el que puso el propio autor de la información, Fernando Garea, en la noticia interior (‘Un 62% quiere decidir “en algún momento” el modelo de Estado’, modificado por la tarde a ‘La mayoría de los españoles desea una consulta sobre el modelo de Estado’). Pues no, la edición impresa dominical de El País, la de mayor tirada de la semana, se despachaba así (a la derecha el titular de la edición online hasta el mediodía del domingo):

Edición impresaPortada-ElPais

Y seguimos con las sorpresas porque esa mayoría que prefiere a Felipe VI es el 49% de los encuestados frente a un 36% que prefiriría “una república presidida por una figura pública relevante”. De modo que los titulares de las portadas impresa y digital son engañosos porque “una mayoría” en este caso no es “la mayoría” de los españoles (al menos el 51%).

La reacción en las redes sociales fue intensa desde que se conoció la portada, en la medianoche del sábado, y durante el domingo por la mañana. Estos dos tuits lo atestiguan:

El domingo por la tarde, tras constatar que estaban haciendo el ridículo universal, los responsables de la edición digital de El País modificaron tanto el titular de la noticia principal, como he señalado más arriba, como el titular de la portada online, que quedó así:

Titulares de la portada digital después de modificarlos en la tarde del domingo
Titulares de la portada digital después de modificarlos en la tarde del domingo

¿Por qué El País papel no tituló que la mayoría de los españoles desean ser consultados sobre el modelo de Estado, que era el gran mensaje de la encuesta que el propio diario había pagado? ¿Por qué manipular con una mayoría y la mayoría? ¿Creen sus propietarios, los del fondo estadounidense Liberty y los banqueros, que puede tratarse a los profesionales de un periódico como a simples mandados?

Están muy equivocados porque los periodistas que dejan de servir al bien común y ceden a las presiones para abandonar los principios profesionales y deontológicos ya no son periodistas sino propagandistas y sus medios dejan de ser percibidos como tales por los lectores para pasar a ser considerados panfletos y la voz de su amo. Así de bajo está cayendo El País, que al lado del moderno e innovador The Guardian inglés parece una pobre gacetilla monárquica del siglo pasado.

Entradas relacionadas

‘Web We Want’: ¿qué derechos y libertades quieres en internet?

Edward Snowden, ex analista de la CIA que denunció las prácticas de vigilancia masiva por los servicios de inteligencia (Imagen: Mondoweiss)
Edward Snowden, ex analista de la CIA que denunció las prácticas de vigilancia masiva por los servicios de inteligencia (Imagen: Mondoweiss)

Con motivo del 25 aniversario de lo que hoy se conoce como internet o la World Wide Web, su fundador Tim Berners-Lee ha lanzado una campaña para redactar entre todos (ciudadanos, asociaciones, instituciones, gobiernos, etcétera) una propuesta de carta magna de los derechos de los usuarios en internet. Con esa ley, que trataremos que alcance un ámbito mundial, nos protegeríamos de los ataques contra la libertad de expresión e información, contra el derecho a la privacidad de las comunicaciones o contra la extensión global de la web (Irán o China, entre otros estados, tienen sus propias internets donde impera la censura).

Se trata de una iniciativa para redactar un proyecto de Ley de Derechos de los Usuarios de Internet en todos los países, proponiendo a gobiernos y legisladores los cambios que sean necesarios

En una entrevista en The Guardian, Berners-Lee alerta de que “nuestros derechos están siendo infringidos cada vez más en todos los aspectos, y el peligro es que nos acabemos acostumbrando a ello. Así que quiero emplear este 25 aniversario para que todos retomemos en nuestras manos la web y definamos qué queremos para los próximos 25 años”.

A menos que tengamos una internet abierta y neutral, en la que podamos confiar sin tener que preocuparnos sobre lo que está sucediendo por la puerta de atrás, no podemos tener un gobierno abierto, buena democracia, buena sanidad, comunidades conectadas y diversidad cultural. No es ingenuo pensar que podamos tener todo eso, pero es ingenuo pensar que sólo basta con sentarse y esperar a que venga.

La campaña, que lleva por nombre El internet que queremos (Web We Want en inglés), hace un llamamiento a las personas de todo el mundo para defender el derecho a un internet libre, abierto y global. El primer paso será redactar un proyecto de Ley de Derechos de los Usuarios de Internet en todos los países, proponiendo a gobiernos y legisladores los cambios que sean necesarios. Para ello:

  • Añade tu nombre a una lista de correo con este formulario; de esa manera estarás informado a medida de que la campaña avance.
  • Impulsa un debate sobre qué internet queréis en tu país.
  • Redactad un proyecto de Ley de Derechos de los Usuarios de Internet en tu país, tu región o para todos. Tanto con leyes nacionales como con acuerdos en la esfera internacional podemos cooperar para diseñar el mejor marco legal para la web.

Tim Berners-Lee ha criticado abiertamente la vigilancia masiva de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de Estados Unidos y otros organismos de inteligencia desvelada en los documentos filtrados a la prensa por el ex analista de la CIA Edward Snowden, actualmente refugiado en Rusia.

Esto dice el texto en inglés de la foto:

Incluso si usted no está haciendo nada malo, está siendo vigilado y grabado. Y la capacidad de almacenamiento de esos sistemas aumenta constantemente cada año en órdenes de magnitud. Ellos pueden usar este sistema para ir hacia atrás en el tiempo y examinar toda decisión que usted haya podido tomar, todo amigo con quien haya discutido por algo y atacarle sobre esa base… Extraer sospechas de una vida inocente y convertir a cualquiera en un malhechor. – Edward Snowden

Yo ya me he sumado a la campaña. Tu puedes hacerlo en la página Web We Want.

Imagen: Mondoweiss
Foto portada: Tim Berners-Lee (Tecnopasión)

Entradas relacionadas

Para leer más: Tim Berners-Lee

Autorregulación y politización marcan la diferencia entre los medios del norte y sur de Europa

La debilidad de los códigos profesionales de conducta y la precariedad laboral caracterizan a los medios de Europa oriental y meridional (Viñeta: elecodelospasos.net)
La debilidad de los códigos profesionales y la precariedad laboral caracterizan a los medios de Europa oriental y meridional (Viñeta: elecodelospasos.net)

¿Los modelos tradicionales de autorregulación de los medios de comunicación (códigos de conducta y consejos de redacción) siguen siendo válidos en el competitivo entorno actual, tanto dentro como fuera de internet? ¿Se necesitan nuevas formas participativas de responsabilidad o rendición de cuentas que involucren también a los usuarios de los medios? ¿Qué papel desempeñan las herramientas de autorregulación, tanto las tradicionales como las nuevas, a menudo basadas en la web, dentro de los distintos sistemas y culturas periodísticas de Europa?

Estas y otras cuestiones han sido objeto de investigación en el marco del proyecto internacional Responsabilidad y transparencia de la prensa en Europa'(MediaAcT), que se ha desarrollado a lo largo de tres años en el Instituto Erich Brost de Periodismo Internacional de la Universidad Técnica de Dortmund (Alemania). Con este fin fueron encuestados un total de 1.762 periodistas de doce países europeos (Alemania, Francia, Italia, Finlandia, Austria, Suiza, Polonia, Países Bajos, Rumanía, Reino Unido, Estonia y España) y dos países árabes (Túnez y Jordania).

El próximo 6 de Junio tendrá lugar en Bruselas la Conferencia Final de MediaAcT, en la que se presentarán sus resultados, pero hace diez días la directora del proyecto, Susanne Fengler, y uno de sus colaboradores, Tobias Eberwein, publicaron los hallazgos preliminares de la investigación en el blog del Observatorio de Periodismo Europeo (European Journalism Observatory – EJO).

Hay periódicos que tienen una sección o un recuadro en su web donde dan cuenta de sus rectificaciones y piden disculpas a los lectores por los errores

Una forma de responsabilidad de los medios es, por ejemplo, divulgar la estructura de su propiedad o de las directrices editoriales, que dan a los lectores el acceso a “quién” es noticia y cómo. También hay periódicos que tienen una sección o un recuadro en su web donde dan cuenta de sus rectificaciones y piden disculpas a los lectores por los errores. Otro método para aumentar la transparencia de la industria es abrir blogs editoriales, tales como los de la BBC y The Guardian, o blogs de sus profesionales.

Los periodistas que participaron en el estudio creen que el defensor del lector y la crítica a los medios realizada en revistas, otros medios de comunicación y organismos externos, como ONG e instituciones científicas, sólo tiene un impacto marginal. También creen que los modelos desarrollados recientemente de observación de medios, como blogs de periodistas, o los propios ciudadanos, no son capaces de competir con los instrumentos tradicionales de regulación de la actividad periodística.

Los periodistas más jóvenes están más dispuestos a considerar formas alternativas de regulación y rendición pública de cuentas. Las plataformas de medios sociales han sido valoradas como el instrumento más importante de responsabilidad de los medios. Los periodistas encuestados afirmaron que reciben una creciente cantidad de comentarios y críticas de su audiencia a través de Facebook y Twitter. El diálogo con su público a través de los medios sociales es particularmente importante para los periodistas de los dos países árabes, que se ven afectados por sus experiencias con la censura gubernamental.

Mientras que los periodistas de los países del norte de Europa, que tienen una larga historia de estructuras profesionales y de autocontrol, aprecian los consejos de redacción y los códigos de prensa, en los países del este y sur del continente europeo la cultura y conciencia profesionales del periodismo están menos desarrolladas. Los códigos de conducta profesionales tienen un valor mucho más bajo en estos países, donde los periodistas se basan más en las pautas utilizadas en su propia redacción.

Muchos periodistas españoles, italianos, rumanos y polacos creen que las correcciones editoriales o que sean transparentes los procesos de toma de decisiones en la redacción puede dañar el vínculo de confianza entre los periodistas y el público

La encuesta pone de relieve el papel clave que juegan las empresas de medios en la protección de las normas profesionales y éticas, un papel más importante que el de las asociaciones profesionales. Sin embargo, en Europa oriental y meridional los periodistas son más escépticos sobre el concepto de transparencia en los medios de comunicación. Muchos periodistas españoles, italianos, rumanos y polacos creen que las correcciones editoriales o que sean transparentes los procesos de toma de decisiones en la redacción puede dañar el vínculo de confianza entre los periodistas y el público. Más que en ninguna otra parte, los periodistas de estos cuatro países, así como los de Jordania y Túnez, dijeron a los investigadores que trabajaban para medios de comunicación claramente orientados políticamente, por lo que se sentían presionados por el gobierno o su trabajo se veía limitado por una idea política específica.

Solo la mitad de los profesionales encuestados admitieron tomar en serio las críticas de la audiencia. Cuando se preguntó a los periodistas ante quien se sienten responsables, el 95% dijo que ante su propia conciencia, por delante a los “estándares periodísticos profesionales”, sus “fuentes” o el “público objetivo” (82%), y menos aún se sienten responsables ante el “público en general” (74%).

La conclusión del estudio es que, por un lado, el periodismo sigue siendo una profesión afectada en primer lugar por la ética individual y luego por los estándares profesionales comunes; mientras que por el otro, muchos periodistas son demasiado ignorantes de su grupo de presión más importante: el público.

Por otra parte, el Parlamento Europeo considera que para defender la libertad de información de las injerencias de los poderes políticos y económicos hay que establecer órganos reguladores independientes que procedan del propio sector de los medios, y no del poder político. En una resolución recientemente aprobada con los votos en contra del Partido Popular español, el Parlamento pide que los responsables de los medios públicos sean elegidos por sus méritos profesionales y no por criterios partidistas.

Fuente: Observatorio de Periodismo Europeo
Viñeta: El eco de los pasos

Entradas relacionadas

Manual de Periodismo de Datos, ahora en español

Portada de la versión digital del manual (Imagen: La Nación)
Portada de la versión digital del manual (Imagen: NACION Data)

The Data Journalism Handbook (Manual de Periodismo de Datos) ha sido traducido al español por el equipo de NACION Data, del periódico argentino La Nación, y está disponible en su sección de Interactivos, al igual que la versión online en inglés, bajo licencia Creative Commons de Atribución y Compartir Igual.

Este libro es una iniciativa del European Journalism Centre y la Open Knowledge Foundation que nació en un taller de 48 horas del MozFest 2011 de Londres. Posteriormente fue desarrollado en colaboración con los principales defensores del periodismo de datos y los mejores profesionales de la Australian Broadcasting Corporation, BBC, Chicago Tribune, Deutsche Welle, The Guardian, The Financial Times, Helsingin Sanomat, La Nacion (Argentina), The New York Times, ProPublica, Washington Post, Texas Tribune, Verdens Gang, Wales Online y Zeit Online, entre otros grupos mediáticos.

Como explica en el manual el director de Datablog, el blog de datos del Guardian, Simon Rogers, “no hace mucho los periodistas eran quienes controlaban el acceso a los datos oficiales. Escribíamos historias sobre las cifras y se las transmitíamos a un público agradecido que no estaba interesado en las estadísticas en bruto. La idea de incorporar información en crudo a nuestros diarios era anatema”.

“Ahora”, añade Rogers, “la dinámica ha cambiado hasta el punto de resultar irreconocible. Nuestro rol se está convirtiendo en el de intérpretes; ayudar a la gente a comprender los datos e incluso publicarlos porque son interesantes por sí mismos”.

La apertura de los archivos gubernamentales en Estados Unidos, Reino Unido, Australia y Nueva Zelanda incentivó el uso periodístico de esos datos, pero el estrellato se lo llevaron las filtraciones de WikiLeaks

Y es que en los últimos tres años ha explotado el periodismo de datos con la apertura de los archivos del Gobierno de Estados Unidos por parte de Obama, lo que fue seguido por los ejecutivos de otros países (Australia, Nueva Zelanda, Reino Unido), pero sobre todo lo que ha dado un gran protagonismo al periodismo de datos han sido las filtraciones de documentos gubernamentales de WikiLeaks en colaboración con los principales diarios del mundo.

Una buena muestra del contenido del Manual de Periodismo de Datos es este gráfico, donde se explica el proceso de trabajo con datos del Guardian:

Cómo trabajan con los datos en The Guardian (Infografía: The Guardian)
Cómo trabajan con los datos en The Guardian (Infografía: The Guardian)

Imagen: NACION Data
Gráfico: The Guardian (traducido por NACION Data)

Entradas relacionadas