La pintura de Hopper y el cine

[Para saber el título y año de cada cuadro pasar el puntero del ratón por encima. Si se pincha en una obra se verá más grande y clickando en un enlace podrá contemplarse a tamaño completo]

Introducción

Edward Hopper capta a las personas en un escenario muy local, sea urbano o rural, y desde una perspectiva individual: interiores de restaurantes, hoteles u oficinas, casas junto al mar o vistas desde el interior de un tren. Planos de la vida ordinaria de la gente, en muchos casos planos cinematográficos, por la influencia que sobre él ejerció este arte, al que vio nacer, le fascinó y que posteriormente le devolvería el tributo en decenas de escenas inspiradas en sus cuadros.

Cuando Hopper comienza a trabajar como ilustrador publicitario, en 1906, el cine estaba dando sus primeros pasos: ‘Asalto y robo de un tren’, de Edwin S. Porter, inauguró en 1903 el género western y ‘El nacimiento de una nación’, de D. W. Griffith, es de 1915.

De las películas de la edad dorada de Hollywood -décadas de 1930 y 1940-, las que más cautivaron a Hopper fueron las de cine negro, como ‘Scarface, el terror del hampa’ (1932), ‘El halcón maltés’ (1941), ‘Los niños del paraíso’ (1945) o ‘Forajidos’ (1946).

Edward Hopper ha tenido una enorme influencia en las generaciones posteriores de artistas, dibujantes de cómic y novela gráfica, autores literarios o directores de cine, dibujos y series de televisión

Sobre la relación del pintor del realismo norteamericano con el cine se han vertido ríos de tinta porque grandes directores le han homenajeado en sus filmes: Hitchcock, Antonioni, Coppola, Lynch, Wenders, Scott…

Desde el punto de vista formal, Hopper es un maestro de la luz y las líneas rectas, muy dado a jugar con la relación espacio interior-espacio exterior a través de ventanas, construyendo escenas aparentemente reales pero que en realidad son una pura ficción que tiene la finalidad de lanzar mensajes codificados. Esos mensajes suelen centrarse en el individualismo como expresión de la libertad humana; en la vida cotidiana a través de escenas en hoteles, oficinas, restaurantes, cines o farmacias, y en la mujer como icono de la modernidad.

Edward Hopper ha tenido una enorme influencia en las generaciones posteriores de artistas, dibujantes de cómic y novela gráfica, autores literarios o directores de cine, dibujos y series de televisión. Algunas de sus primeras obras, como el grabado ‘Sombras de la noche’, de 1921, o el óleo sobre tabla ‘Escalera en París’, de 1906, son modernísimas viñetas de cómic.

En televisión, series como Dead like me y Los Simpsons han situado a sus personajes en la famosa escena del cuadro ‘Noctámbulos’, al igual que el libro de cómics ‘Year One#3’, del dibujante David Mazzucchelli, y las historietas ‘Marvels#1, ‘Transmetropolitan#32’ y ‘The Tick#1’.

En este álbum de María de la Calle se hallan la mayoría de las pinturas y algunas acuarelas de Hopper. Lo encontré en Trianarts. Gracias.

Propuesta

Seguro que has visto películas, series o leído cómics que te recuerdan la estética de Hopper. Yo por ejemplo encuentro muchas afinidades entre las escenas urbanas del pintor y la obra cinematográfica ‘Camino a la perdición’ (‘Road to Perdition’, 2002), de Sam Mendes. Si un filme, un tebeo o cualquier expresión artística te evoca al arte del pintor estadounidense te invito a que lo digas en forma de comentario a esta página, como un homenaje a Hopper.

ACTUALIZACIÓN – 16 DE MAYO 2015

Trianarts recoge en su entrada sobre Edward Hopper esta valoración de Federico García Fernández en el Ideal de Granada (16 de Julio de 2012):

En su pintura hay una fuerza visual puramente cinematográfica, heredada de ese nuevo lenguaje del siglo XX. Sus cuadros congelan la vida en escenas que son fotogramas de historias más largas que la imaginación del espectador se esfuerza en completar porque, de algún modo, ya hemos conocido a esos hombres y mujeres que aparecen en el interior de hogares, cafeterías, hoteles y oficinas. Los hemos visto en fotografías de la Gran Depresión, en los melodramas y el cine negro de los años treinta o cuarenta, en la sociedad sin alma que asoma en las novelas de Dashiell Hammett, o en la literatura de Steinbeck y del primer Hemingway.

Anuncios

3 comentarios en “La pintura de Hopper y el cine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s