Diez vicios que asfixian a la democracia española

Ediles detenidos por presunta corrupción entre 2006 y 2009 (Mapa: Convocatoria por Los Molinos)

[Entrada actualizada el 17 de Junio de 2013]

José Luis Rodríguez Zapatero es el peor presidente de la democracia que disfrutamos desde la aprobación de la Constitución de 1978 porque en su segunda legislatura ha permitido, e incluso propiciado con su miopía y bandazos de criterio, un desastre económico de tal envergadura que nos ha llevado a perder prácticamente toda la soberanía económica y política como nunca antes, ni siquiera en tiempos de Franco, nos había pasado.

Su incapacidad para controlar el gasto público desde 2004 combinada con la sequía de liquidez provocada por la crisis financiera desatada en 2008 nos han llevado a la astracanesca situación de pretender reformar la Carta Magna para incluir en ella un límite muy estricto de la capacidad de endeudamiento de las Administraciones Públicas. Y esta decisión la han tomado PSOE y PP justo cuando ya hay fecha para las elecciones anticipadas (20 de Noviembre de 2011) y en pleno mes de Agosto, como quien dice a espaldas de los ciudadanos. Así lo ha denunciado la asociación Jueces para la Democracia.

Es hora de forzar un cambio político histórico, de dar un salto cualitativo que perfeccione la democracia que se diseñó en los años 70. El movimiento 15M es la vanguardia de esta transformación que empiezan a pedir a gritos los ciudadanos en las calles.

Eso es, claramente, pretender dejar hecho el trabajo sucio a quienes ganen las elecciones, supuestamente el Partido Popular; porque conceder credibilidad al candidato socialista Alfredo Pérez Rubalcaba es como hacerse una lobotomía.

En el plano económico, las políticas de PSOE y PP son totalmente intercambiables, como lo demuestra la historia reciente en materia de fiscalidad, vivienda, clientelismo con los nacionalistas, medios de comunicación, educación, protección de la industria financiera o farmacéutica, desregulación del mercado laboral, abuso del déficit público, tolerancia hacia sus alcaldes y concejales corruptos, privatizaciones, reforma de las pensiones, infraestructuras de transporte, medioambiente, telecomunicaciones, energía, propiedad intelectual, desprotección de los consumidores, reiterado incumplimiento de las promesas electorales…

Zapatero y Rajoy son las dos caras de una misma moneda, producto de las reglas de juego de la política que hemos vivido en España durante los últimos 30 años. Estas imperfecciones del sistema político eran menos evidentes mientras la economía era boyante, pero con la última crisis estos vicios han destacado cual bengalas en la noche. Es hora de forzar un cambio político histórico, de dar un salto cualitativo que perfeccione la democracia que se diseñó en los años 70. El movimiento 15M es la vanguardia de esta transformación que empiezan a pedir a gritos los ciudadanos en las calles.

Sin ánimo de ser exhaustivo, habría que resolver ya estos 10 graves problemas de nuestro sistema político:

  1. La separación de poderes es inexistente. Todo el poder está en Presidencia, que impone su criterio a los ministros y al grupo parlamentario. La Justicia en España sigue siendo mala y lenta porque así lo ha querido toda la clase política, salvo excepciones.
  2. Los políticos no representan a los españoles, sino a sus respectivas formaciones políticas, que es muy distinto.
  3. Los partidos son auténticas agencias de lobby, si tocan poder; si no son poco más que ONGs que viven de las subvenciones. Sin democracia interna ni listas abiertas, las formaciones políticas actuales están en manos de un puñado de profesionales de la política con buenas conexiones con los principales agentes económicos y grupos de presión religiosos, medios de comunicación, ciertos colectivos profesionales, etcétera.
  4. El ejercicio de un cargo político no sólo está exento de toda responsabilidad política o civil, sino que incluso goza de inmunidad penal en la práctica, como demuestran las decenas de casos de corrupción que acaban en condenas simbólicas o absoluciones.
  5. La legislación sobre incompatibilidades de los políticos y altos cargos es totalmente escandalosa. Un señor que ha sido alto cargo del Banco de España no puede pasar a trabajar de la noche a la mañana en una entidad financiera privada.
  6. La publicación de información pública y el acceso de los ciudadanos y periodistas a la misma sigue sin estar regulada al mismo nivel de los socios europeos. Esta falta de transparencia se ve agravada por una lamentable situación de precariedad de la profesión periodística que desincentiva la búsqueda de datos públicos en la Administración y el periodismo de investigación.
  7. Los alcaldes disponen de un poder excesivo en los ayuntamientos, donde algunas empresas públicas pueden equipararse en volumen de facturación y beneficios a las multinacionales (Ifema o el Canal de Ysabel II en Madrid, por ejemplo) y donde la concejalía de Urbanismo es en muchas ocasiones la auténtica concejalía de Hacienda.
  8. Tener en el siglo XXI más de 8.000 municipios es un anacronismo caro que no tenemos por qué sostener. Es hora de una reorganización de los mismos en base a las comunidades autónomas y de acuerdo a criterios culturales y de eficiencia administrativa.
  9. El actual sistema mayoritario electoral (Ley D´Hondt) es perjudicial para los electores de las grandes ciudades, donde se concentra la mayoría de la población, y prima a las provincias poco pobladas (un diputado en Madrid necesita obtener casi cuatro veces más de votos que en Soria). Esto potencia el bipartidismo y otorga a las formaciones nacionalistas una representación parlamentaria que no se corresponde con la cifra de sus votantes.
  10. La financiación de los partidos y de las campañas electorales debe ser completamente transparente; el patrimonio de los candidatos y sus intereses profesionales o familiares ser hechos públicos y las pensiones vitalicias de ex ministro, ex presidente y otros altos cargos, deben ser limitadas a aquellos casos personales que realmente las necesiten, suprimiéndose para el resto.

Puedes continuar la lista tú mismo.

ACTUALIZACIÓN

En la década 2000-2010 en España se han detectado unos 800 casos de corrupción urbanística que han dado lugar a casi 2.000 detenidos, según El País, periódico que ha elaborado el siguiente gráfico y otros que pueden verse pinchando en la imagen.

Gráfico: El País
Gráfico: El País

Fuentes: El País, FOES, Público.es, Jugaba en el Betis…, Wikipedia, laverdad.es
Infografías: Convocatoria por Los Molinos, El País

Entradas relacionadas

Anuncios

2 comentarios en “Diez vicios que asfixian a la democracia española

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s